Más

Suscribirse

Redes Sociales

Ojos abiertos a ser un camaleón inteligente

Luciana Andrade
Luciana Andrade

Hay coincidencias que llegan cuando menos esperabas conectar con ellas, que terminan siendo piezas clave de un gran rompecabezas, dando sentido a una imagen que proyectabas en tu mente, pero que no entendías completamente. A veces, estas coincidencias se pueden sentir pesadas en un comienzo, pero eventualmente aligeran tu andar de formas que es difícil de expresar en palabras.  

 

En mi caso, una de estas coincidencias fue un proyecto profesional que realicé hace un par de meses. Una página que en su momento no estaba lista para abrir todavía. Para mi sorpresa, terminó convirtiéndose en un capítulo esencial en el libro de mi vida. Es curioso cómo algunos factores que parecen ser tu peor maldición, terminan por convertirse en tu mayor bendición. Y no solo en el aspecto profesional, sino, que hay personas, aprendizajes, circunstancias y tareas a resolver de los cuales, de forma inesperada, obtienes grandes regalos.  

 

Una persona muy sabia, con la que tuve la oportunidad de tomar una consultoría, me invitó a realizar un clavado profundo a mi ser; a mi personalidad, anhelos, preferencias, comportamientos y las decisiones que han regido la mayor parte de mi vida. Todo bajo el supuesto de que no podría crear ningún proyecto, negocio o empresa sin conocer perfectamente el porqué detrás de todo lo que estaba haciendo y desde dónde lo estaba eligiendo. Esto incluyó realizar algunos ejercicios de programación neurolingüística.  

 

La pregunta fue clara y sencilla, pero clave y determinante: ¿Cuál es tu animal favorito y por qué?  

 

Mi cabeza supo instantáneamente que esto no tenía nada que ver con el hecho de que un animal me pareciera agradable o no a la vista, comprendí el propósito de la pregunta en tan solo segundos. Entendí que, más allá de que existiera una respuesta correcta, había cualidades relacionadas con ese animal que serían relevantes para un ejercicio de autoconocimiento. De manera muy natural pensé en el camaleón. Recordé a Pascal, el personaje de Disney que aparece en la película “Enredados”. Salieron las siguientes palabras de mi boca: inteligente, versátil, flexible, adaptable y sabio. No me di cuenta de lo mucho que había descubierto con aquella simple pregunta.  

 

La temática de este artículo podría sonar un poco extraña y quizás no haga sentido en la primera escucha, pero es una analogía que integré recientemente y que resonó profundamente conmigo. No únicamente con mi forma de ser, pero se convirtió en una guía clara de los pasos que me permitirían saber a partir de qué tonalidades actuar según el momento en el que me encuentre.  

 

Y bueno, te estarás preguntando por qué entre todos los animales elegí a un camaleón. Considero que este tema se puede abordar desde dos perspectivas. A mis ojos, el camaleón es un animal que, actuando de manera inteligente, puede ser sumamente versátil, adaptable y auténtico. Si relacionamos estas características con la psique humana, podríamos ver que una persona camaleónica puede mostrar distintas tonalidades al ser influida por diferentes personas, ambientes, creencias, costumbres, países e idiomas.  

Es sencillo, observas lo que te rodea, analizas la situación y a partir de ahí, tienes la capacidad de manifestar una parte de ti mismo que esté en sintonía con lo que estás viviendo. Dependiendo de tu entorno, puedes llegar a tocar ciertas capas y tonos de ti mismo y así, descubrir incluso aquellas que no te permitas ser o experimentar. En otras palabras, de acuerdo al lugar en el que estemos, cómo y con quién, pueden salir nuevas facetas de nosotros mismos.  

 

Todas las personas que se cruzan en tu camino te están compartiendo, de cierta manera, un reflejo de sí mismas como si se tratara de un espejo. Al comprender esto, sabemos que vienen a mostrarte de manera externa algo que es una posibilidad para ti. La inteligencia camaleónica residirá en el saber de que tú puedes elegir cuándo y cómo adaptarte, o no hacerlo en lo absoluto.  

 

Desde una perspectiva mucho más amplia, sabemos que los camaleones son animales capaces de cambiar de color debido a que poseen células especializadas que les permiten modificar la forma en la que la luz se refleja en ellos. Esto les posibilita mostrar distintos colores y patrones. Ahora bien, regresando a la analogía, si los camaleones utilizan el color para expresar su estado de ánimo o sentimientos; al compararlos con los humanos, nos vienen a enseñar que al ser muy transparentes con nuestras emociones, tanto con nosotros mismos como con los que nos rodean, podemos sentir, experimentar y ser todo ese amplio espectro de tonalidades que vienen con cada emoción.  

 

Otra de las cualidades que me encanta de los camaleones es que sus ojos funcionan de manera independiente; es decir, pueden mover cada ojo de forma independiente el uno del otro, lo que les permite mantener una visión panorámica y enfocar distintas áreas simultáneamente. Esto se asemeja a la capacidad multitasking que todos poseemos. Más allá de querer estar en todos los lugares y abarcarlo todo, se trata de tener una perspectiva a la que me gusta referirme como zoom out, que permite moverte con mayor sabiduría sabiendo que existen diferentes rutas que podemos tomar.  

 

El contrapunto a todo lo mencionado anteriormente es que, habrá puntos de vista que podrían argumentar que los camaleones se camuflan por instinto de supervivencia, para no ser vistos, para esconderse y que es la única forma en la que logran mantenerse con vida. Dirán que no tienen una personalidad propia y más bien, toman la de todos sin conocerse a ellos mismos primero. A mi parecer, esto no es en absoluto cierto. Tantas cualidades de expansión y adaptación no provienen del miedo, sino de la sabiduría e intuición.  

 

Mi respuesta ante este contraargumento es concisa: los camaleones nos traen como regalo el saber que, así como ellos, tenemos una capacidad enorme de transformación y evolución. Utilizar todas las cualidades de metamorfosis a tu favor, te permite encaminarte a nuevos lugares siempre, tanto de manera externa como interna.  

 

No podría terminar este artículo sin enfatizar la importancia de mantenerte anclado. Lo esencial aquí es ser fiel a tu esencia, lograr un equilibrio entre descubrir nuevas facetas de ti mismo y al mismo tiempo, permanecer cerca de tu verdadera identidad y autenticidad. Ser un camaleón inteligente resulta fascinante si lo tomas como una oportunidad para conocer todas las tonalidades que puedes adoptar mientras elijas momento a momento tus patrones favoritos. Tu capacidad de transformación irá evolucionando a la par del tiempo y sabrás acceder a todas las infinitas posibilidades de cambio que siempre estarán disponibles para ti.  

 

Espero que hayas conectado con este artículo. Disfruto mucho compartir ideas que dan vueltas en mi cabeza y que le dan sentido a mis experiencias. Te invito a darle un sentido con ojos abiertos a las coincidencias que te suceden día a día, la mayoría de ellas te están susurrando lecciones que estoy segura que atesorarás por siempre 

 

X: lucianaandco

Compartir Nota

Redes Sociales

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *