Más

Suscribirse

Redes Sociales

Max: primero; Checo: cuarto

Rodrigo Mojica / AM

Dos estampas contrastantes, opuestas, pero del mismo equipo: Red Bull, pues mientras Max Verstappen regaló un rebase de antología en el tramo final del Gran Premio de Arabia Saudita para llevarse su primer triunfo de la temporada, Sergio Pérez otra vez tuvo que lidiar con la mala fortuna al momento de modificar la estrategia.

El Mad Max, con un cierre no apto para cardiacos, pero además de alarido, demostró sus dotes de Campeón del Mundo, y Checo que, si sale en los puestos de adelante, como sucedió para esta ocasión, al conseguir la pole, tiene el talento y los tamaños para defender esa posición de honor, si todo depende de su manejo.

Y es que lo del piloto tapatío, que en el desenlace se colocó en el cuarto lugar, de verdad que rayó en la suerte al revés, pues luego de liderar durante 16 vueltas la rodada, y tras sentir que uno de sus neumáticos delanteros ya no respondía, el equipo le pidió salir a pits para cambiar las gomas.

Acto seguido, y porque en el Circuito de Jeddah estaba Nicholas Latifi, piloto de Williams, quien se estrelló en el muro, se vino el safety car y la ventana para que Charles Leclerc y Carlos Sainz, ambos de Ferrari, adelantar puestos, que les dio para completar el podio, pues terminaron dos y tres, respectivamente.

De hecho, aunque Sergio en la reanudación era tercero, por una maniobra antireglamentaria tuvo que ceder la posición al español Sainz, y la realidad es que a éste nunca pudo darle alcance.

Las llantas duras en el RB18 del mexicano tardaron en tomar su mejor ritmo, y ello fue alargando la carrera, por lo que sus opciones de colarse a la estampa estelar se fueron diluyendo con el pasar de los giros.

Los pronósticos le daban un 42% de posibilidades a Checo de poder llevarse la victoria en la segunda Fecha del campeonato; sin embargo, la planeación, que parecía a pedir de boca, les tiró un guiño a los del Cavallino Rampante, pues el desaguisado de Latifi le abrió el camino a la escudería italiana para mantenerse en la punta en la actual campaña.

Ahora se viene el Gran Premio de Australia, y las sensaciones positivas con Sergio Pérez por supuesto se mantienen, porque al menos Max se recuperó, y también aprovechó la mala broma a su coequipero.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *