Más

Suscribirse

Redes Sociales

Manuel Velasco y la fuerza del futuro

Un mar de gente lo recibe en cada uno de los puntos de su agenda. Su llegada al templete para dar su mensaje parece interminable entre saludos, abrazos, porras, bailes y un ambiente único, impresionante, del que todas y todos quieren ser parte; se trata de una especie de magnetismo entre candidato y ciudadanos que da forma a un escenario en donde confluyen con esperanza lo mismo que clases medias y grupos empresariales que tzotziles, lacandones, zoques, choles y tzentales. Se trata de una fiesta, en el corazón mismo de México: Chiapas.

Es el verano de 2012 y Manuel Velasco Coello –de 32 años– recorre Chiapas. La gente no lo sabe aún, pero él está construyendo un nuevo paradigma en la política que serviría después para campañas que se proyectaron para tratar de imitarla. El resultado de la cruzada sin descanso por todo el territorio chiapaneco resulta evidente en el resultado electoral. Manuel Velasco se convierte no solo en el gobernador más joven, sino también en el más votado de la historia con 1 millón 343 mil 980 votos, es decir, prácticamente el 70 por ciento de la lista nominal de electores.

¿Cómo explicar este fenómeno? Si bien es cierto que la candidatura de Velasco Coello se fue construyendo con mucha constancia desde que por primera vez ocupó una curul en la Cámara de Diputados Local, en 2001, a los 21 años de edad, hasta convertirse en 2006 en el senador más joven de la historia de México, otros factores contribuyeron a catapultar su proyecto y obtener un triunfo tan amplio.

Dos fueron los pilares de su formación personal y política y de su visión de centro izquierda más cercana a las posturas europeas que a las latinoamericanas. Es nieto del eminente neurólogo Manuel Velasco Suárez, médico de gran prestigio internacional, quien como gobernador de Chiapas realizó una obra perdurable, sobre todo en el terreno educativo, ya que fue fundador de la Universidad Autónoma de Chiapas, de la Escuela de Medicina del estado, así como del Centro de Investigaciones Ecológicas del Sureste, entre otras obras por las que se le recuerda.

Manuel Camacho Solís fue yerno del doctor Velasco Suárez y, por tanto, tío político de Manuel Velasco Coello, algunos atribuyen a sus incontables tertulias políticas y enseñanzas un dato poco conocido, pero revelador. Siendo diputado federal en el año 2005, Manuel Velasco Coello votó en contra del desafuero en contra del actual presidente de la Republica, Andrés Manuel López Obrador.

Otro dato poco difundido es que su abuelo materno –Fernando Coello Pedrero– tenía una enorme cercanía que viene por décadas con López Obrador. Estos datos son relevantes, porque explican de manera concreta y clara el por qué Manuel Velasco fue invitado a participar en el proceso para elegir al Coordinador Nacional de los Comités de Defensa de la 4T. Es decir, el Presidente de la Republica conoce desde que era niño a Manuel Velasco y ha mantenido con él una relación permanente, o si se quiere ver de manera más pragmática, Mario Delgado no se manda solo. Así de claro.

¿Dónde se encuentra la mayor cualidad de Manuel Velasco?, se preguntan algunos. La respuesta es sencilla, la mayor cualidad y fuerza de Velasco Coello es el futuro. Ahí descansa su mayor fortaleza.

Para él no hay buena política ni mala política, hay políticos que saben instrumentarla para construir puentes de acuerdos que permitan fluidez y construcción de acuerdos y otros que solo fingen y la denigran. No en vano decidió apostar a ser la fuerza política que le dio gobernabilidad al actual gobierno en el legislativo, siendo los verdes decisivos en las reformas de gran calado provenientes del Ejecutivo.

Ningún análisis de Manuel Velasco Coello puede estar completo sin revisar el trabajo que realizó en Chiapas y que lo siguen manteniendo como una figura clave en el futuro político de su estado natal.

1. Programas Sociales como el programa de apoyo alimentario nutricional que benefició a casi 200 mil familias en pobreza extrema.
2. El Desarrollo Rural que promovió de manera extensiva la productividad agrícola y pecuaria en todas las comunidades chiapanecas.
3. La infraestructura, la educación y la conservación del medio ambiente.

Buen hijo, amigo incondicional y aliado cumplidor. Así lo definen quienes lo conocen.

Creo que a la definición le falta la que tiene que ver con un político pragmático y que está hecho para ganar, tal y como lo ha hecho en todas las elecciones en las que ha participado. Esta no será la excepción.

Y es que, con independencia de la encuesta nacional, Velasco Coello ya ganó y mucho. Ganó y ahora está listo para poner en marcha su gran apuesta y su mayor virtud: el futuro.
México saldrá ganando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *