¡Ya ponte el cubrebocas!

200 vistas
6 min lectura

Julián García

Es una lucha constante, contra la cerrazón, contra la incredulidad, contra una cultura opuesta, o que siempre piensa que las desgracias son armadas por los gobiernos.

Un año después de que el planeta se declaró en emergencia por una pandemia con características fatales, los capítulos que apuntan a esa necedad, de más bien apegarse a la divinidad o a la creencia personal, se mantienen entre un buen puñado, por eso ahora lo que toca es seguir con esa concientización y promoción de las medidas sanitarias que se implementaron desde el día uno.

Y es que el escenario, con el pasar de los segundos, de los minutos, de las horas, de los días, de las semanas, de los meses, sigue siendo negativo, y la batalla inmersa en esa curva sólo trae consigo algo con mucha firmeza: está prohibido bajar la guardia.

Y es precisamente en esa vorágine en contra de los pensamientos aún retrogradas o sobrados, que distintos segmentos entendieron que, en tiempos totalmente atípicos, esa mano, de cada quien, desde su trinchera, puede ser el cúmulo de un todo para hacer entender que esto va en serio.

Hoy, usar mascarilla, ponerse gel antibacterial y mantener la Sana Distancia, es el decálogo que los expertos ondean como la base para tener una defensa en contra del mentado virus.

Sin embargo, y a pesar de las estadísticas voraces, que incluyen enormes cifras mortales, aún aparecen los que se resisten y siguen con la suya, “esto no existe, yo no me voy a contagiar”.

Pero en el aspecto positivo, porque en toda historia siempre existen variados credos y pensamientos, un grupo de luchadores, igual arengados por esas ganas de que todo mejore, y poder recuperar su trabajo, organizaron una cruzada para hacerle entender a la gente que esto es real.

Como un colectivo acostumbrado a las rudezas, entre broma, juego y verdad, someten a quienes andan por las calles como si nada pasara en el mundo.

La Central de Abastos, el Mercado de Jamaica, el Metro de la CDMX, y de más sitios tradicionalmente masivos, son unos de tantos que han recibido esta rigurosa visita, de quienes están acostumbrados a ganarse la vida a golpes.

Ciclón Ramírez Jr., El Espectrito de Ultratumba, Hijo del Pirata Morgan, Emperador Azteca Jr., Bandido, sólo por mencionar algunos, recorren las calles y obligan a los necios a cuidarse, porque además es por su bien.

Y El Más Buscado, como el líder de este movimiento, es quien hace un llamado y una recomendación, a través del Ángel Metropolitano, a que nadie se salga del camino, porque al final es por seguridad de todos.

“Que se cuiden, porque yo, junto con toda la Brigada de Dos de Tres Caídas del Instituto de la Juventud de la CDMX (Injuve), vamos a ir a tú casa, o hasta donde ustedes estén, y les vamos a poner un cubrebocas, a fuerzas si es necesario”.

Crear consciencia es un ejercicio reconfortante, enriquecedor, porque además es una manera de aportar al bienestar común, pero el lagunero acepta que se han encontrado con algunos personajes, que confunden la imposición, con un consejo.

“Es algo increíble, hay muchísima gente a la que no le gusta, y reniega; sin embargo, cuando ven que las cosas van en serio, que realmente queremos que se pongan la mascarilla, acceden, y estoy contento con esta labor, con aportar mi granito de arena”.

El esteta internacional, una de las máximas figuras de la actualidad, como representante del pancracio nacional en el globo, es parte de la estadística de quienes tuvieron que lidiar con la malaria.

De hecho, no la pasó nada bien, y llegó a desfallecer, pero comparte que, sin duda, fue un pasaje que pudo recargarlo de cara a lo que sigue en su andar, pues, para su buena fortuna, él puede contarla.

“Me hizo mucho pensar las cosas, pensar lo que realmente vale en la vida, está mi familia conmigo, y me da mucho gusto poder seguir cumpliendo mis sueños”.

**NO TE PIERDAS NUESTRO SEMANARIO DIGITAL TODOS LOS LUNES… TE PRESENTAMOS TEMAS DE ACTUALIDAD Y GRANDES COLUMNISTAS

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Noticia anterior

Terroristas matan a dos periodistas españoles y un irlandés en Burkina Faso

Siguiente noticia

El coronavirus y la anorexia se retroalimentan