Más

Suscribirse

Redes Sociales

Xi pide “milagros” contra la desertización en zona china de origen de tormentas de arena

El presidente de China, Xi Jinping, pidió “nuevos milagros” en la lucha contra la desertización durante una visita a la región septentrional de Mongolia Interior, área desde la cual se originaron parcialmente las tormentas de arena que han golpeado al norte de China en los últimos meses.

El presidente chino instó a trabajar con “coraje, determinación y perseverancia” para “consolidar la barrera verde que se extiende durante miles de kilómetros” en el norte de China, recogió  la agencia estatal Xinhua.

El líder chino, que realizó estas declaraciones en la localidad de Bayannur, fronteriza con la vecina República de Mongolia, señaló que el pastoreo en las praderas de la región ha sido “excesivo” y señaló que “ha de hacerse algo para rehabilitar las praderas”.

Asimismo, Xi recordó que “China es uno de los países con la desertización más grave” y que “los problemas de desertización se superponen con áreas económicamente subdesarrolladas”.

“Los desastres del sistema ecológico causados ​​por la desertización, los peligros de las tormentas de arena y la erosión del suelo han limitado el desarrollo económico y social en el norte de China”, aseguró el presidente del país asiático, que agregó sin embargo que el control de la desertización en China “muestra una tendencia positiva”.

Xi achacó a “condiciones meteorológicas anormales causadas por el cambio climático” las tormentas de arena que han afectado “con más frecuencia” a China en los dos últimos años.

El pasado abril, tormentas de arena originadas en zonas del desierto de Gobi en Mongolia y en la provincia de Mongolia Interior azotaron el norte de China, afectando a más de 400 millones de personas a lo largo de 2,29 millones de kilómetros cuadrados.

El meteorólogo local Zhang Mingying explicó entonces a los medios locales que la intensidad de estos eventos se debe a la falta de lluvias y ausencia de cubierta de nieve en el norte de China durante el invierno y el inicio de la primavera, lo que facilita que el viento arrastre en suspensión la arena y polvo acumulados. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *