Volvamos a pensar

276 vistas
4 min lectura
Pixabay

La naturaleza humana necesita del conocimiento, desde niños empezamos a querer averiguar el por qué de todas las cosas. En muchas ocasiones, nos contentamos con las respuestas más sencillas y próximas al hecho de nuestro interés; sin embrago el querer seguir sabiendo continúa presente durante toda nuestra vida, esto siempre que nuestra mente se conserve sana.

Existen en la filosofía preguntas perennes, éstas son cuestionamientos que la humanidad se hizo desde que pudo razonar y que siguen vigentes hoy.

Por ejemplo, un pregunta constante y permanente es: ¿cuál es el sentido de la existencia? No solamente la mía, la tuya, sino la de todas las cosas. ¿Por qué existe el ser y no más bien la nada? Aparte, un ser que se da cuenta, es decir que tiene conciencia ¿qué sentido tiene?, ¿será que al universo le hace falta un testigo, alguien que pueda expresar lo que conoce y siente de él?

Otra de la eternas preguntas de la humanidad consiste en averiguar si la verdad existe. ¿Será cierto que hay una verdad para cada hecho o situación?; y ésta, cambiará con el tiempo o nada más voy conociendo más de ella?  Para estas preguntas existen muchas respuestas como las siguientes: existen verdades absolutas ontológicas, toda verdad es un consenso relativo a un grupo humano, cada uno tiene su propia verdad, no hay verdad alguna, etc.

Por otra parte, nos hemos preguntado si existe Dios. La causa última de todas las cosas, el primer principio. Por un lado, existen pensamientos que nos llevan a dudar de Dios, otros sin embrago, permanecen firmes sobre que no podría existir nada, si no hubiese un primer principio de todo. Ahora bien, a partir de esta pregunta sobre Dios existen filósofos ateos, deístas, teístas, agnósticos, panteístas, etc.

Otra pregunta perenne de la Filosofía es si podemos ser felices en esta vida. Como siempre se desprendes respuestas muy variadas, cada una de ellas con argumentaciones válidas. Por ejemplo, sí se puede alcanzar siempre y cuando la definición de felicidad no sea la de un ser perfecto, hay quienes consideran que la felicidad está en los placeres de la vida, en las riquezas, en tener poder, en hacer el bien, en conocer la verdad y otras tantas. También contamos con algunos pensadores que afirman que es una ilusión, que no hay tal felicidad para la naturaleza humana, que la vida es para trabajar, esforzarnos o simplemente sufrir.

En resumen, aquí solo les presento tres preguntas filosóficas: el fin de la vida humana, la verdad y la felicidad. Existen muchas más, con éstas ya tendríamos suficiente para pensar y sobre todo volver a pensar en lo que alguna vez creímos que era lo correcto.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Noticia anterior

Los Emmy se hacen más inclusivos y permiten prescindir del género

Siguiente noticia

Merkel afirma que los esfuerzos para detener el cambio climático aún «no son suficientes»