Más

Suscribirse

Redes Sociales

Vietnam subasta números de matrícula de la suerte por hasta 1 millón de dólares

Vietnam ha realizado las primeras subastas públicas de números de la suerte para placas de vehículos, lo que le ha permitido recaudar 3,4 millones de dólares por once matrículas, con un precio superior al millón de dólares para la más cotizada debido a las creencias supersticiosas y a la importancia del estatus.

En la subasta, realizada el viernes a través de internet, el código más perseguido fue el 51K-888.88, de Ho Chi Minh (antigua Saigón), vendido después de 400 pujas por 323.400 millones de dongs (1,32 millones de dólares o 1,24 millones de euros) por el carácter cuasi mágico que muchos vietnamitas atribuyen al número ocho, símbolo de buena fortuna.

Según el periódico Tuoi Tre, detrás quedaron dos matrículas de Hanói, el 31K-555.55 y el 30K-567.89, por en torno a medio millón de dólares o euros cada una.

Con la suma de las ocho matrículas restantes, vendidas a precios más modestos (la más barata por 26.000 dólares), el Estado se asegura la recaudación de 3,4 millones de dólares gracias a esta primera tanda del proyecto piloto de sacar a subasta más de 153.000 matrículas para todo tipo de vehículos motorizados en los próximos meses.

En un artículo académico de 2016 sobre el mercado automovilístico de Hanói, el investigador Arve Hansen indicaba que “obtener una buena matrícula trae suerte y representa un estatus significativo” en la capital vietnamita.

“Aunque las opiniones sobre la importancia de los números de la suerte varían; incluso aquellos que ven esta costumbre como una “superstición tonta” preferirían normalmente tener buenos números en sus matrículas”, señala en su trabajo ‘Hanoi sobre ruedas, la movilidad emergente en el país de las motos’.

EVITAR MULTAS

Entre las razones expuestas por los compradores, Hansen indica que proporcionan cierta inmunidad ante posibles sanciones policiales, ya que si los agentes ven “un coche caro con una matrícula llamativa, normalmente no lo van a parar” porque “el conductor probablemente tenga conexiones políticas muy poderosas”.

Además de estos motivos, algunos compradores invierten en los números de la suerte igual que un especulador inmobiliario compra viviendas: con la idea de revenderlos en el futuro a un precio mayor.

Las normas de esta primera subasta pública estipulan que el comprador debe registrar un vehículo propio con el número adquirido y mantenerlo durante al menos doce meses, periodo después del cual pueden sortear las restricciones legales y encontrar la manera de revenderlo.

Un vecino de Hanói que compró dos de los once números subastados por más de 3.000 millones de dongs (unos 123.000 dólares o 115.000 euros) afirmaba al periódico Tuoi Tre que lo consideraba una buena inversión después de “estudiar bien el mercado”.

Aunque la ley no permite la venta directa de matrículas, los especuladores esquivan la ley vendiendo el vehículo que luce el preciado número.

“Si en el futuro alguien ofrece un buen precio, la revenderé”, aseguró.

TRANSPARENCIA

Esta nueva forma de recaudación fue aprobada el pasado año por la Asamblea Nacional a modo de prueba para “satisfacer los deseos de los compradores de vehículos, mejorar la gestión de los medios de transporte y crear transparencia en la expedición de números de matrículas”, según el Ministerio de Seguridad Pública.

La mención de la transparencia es una alusión implícita a la corrupción que existe en la venta de los números de la suerte cuando se registra un vehículo: en teoría se asigna un número al azar, pero en los concesionarios suelen tener algún contacto en la administración que puede vender números especiales, como explica Hansen en su investigación.

Las supersticiones con los números no se limitan a las matrículas de los vehículos: la superstición y la importancia del estatus social hacen que algunos números de teléfono se vendan por cientos de miles de dólares y que los bancos hayan comenzado a vender números especiales para las cuentas de ahorro de sus clientes. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *