Más

Suscribirse

Redes Sociales

Víctimas del atentado de Bruselas denuncian el “victimismo” de los acusados

Varias víctimas de los atentados de Bruselas de 2016, que dejaron 32 fallecidos y unos 300 heridos, reprocharon este lunes el “victimismo” de los acusados durante el juicio que está en marcha, en el que han denunciado reiteradamente sus condiciones de traslado desde la prisión hasta el tribunal.

La abogada Maryse Alié, que representa a un colectivo de víctimas de los ataques agrupadas bajo la asociación Life4Brusels, aseveró durante la vista que se sienten “rehenes” de un debate (el de las condiciones penitenciarias de los acusados) que “no tiene nada que ver con el juicio”, según dijo en declaraciones recogidas por los medios locales.

“¡Esto se está volviendo intolerable! Es una partida de tenis de mesa que no tiene nada que ver con lo que está en juego en este caso”, remarcó la abogada Alié, que actúa como parte civil en el proceso.

La letrada lamentó los “retrasos” que, según dijo, está provocando en el juicio las denuncias sobre las condiciones de traslado, y aseguró que las víctimas a las que ella defiende “llevan años esperando respuestas”.

Hasta ahora, las quejas por los traslados policiales de los acusados que están en prisión preventiva han encallado el proceso con varias interrupciones y aplazamientos en algunas sesiones, que llegó a su punto álgido cuando uno de los imputados denunció, hace dos semanas, haber sido estrangulado por la policía antes de venir al juicio.

Precisamente, en la vista de este lunes, la presidenta del tribunal, la jueza Laurence Massart, leyó una carta del ministro de Justicia belga, Vincent Van Quickenborne, en la que justificaba la “proporcionalidad” de las medidas adoptadas por la policía para efectuar los traslados, salvo la de poner música estridente en los oídos.

Así, el ministro de Justicia dio respuesta a algunas de las quejas de los abogados de la acusación, y explicó que, por motivos de seguridad, mantendrían medidas controvertidas como, por ejemplo, los registros sin ropa, las genuflexiones y el uso de gafas oscuras para vendar los ojos de los imputados.

Con todo, los abogados de dos de los acusados, Mohammed Abrini y Ali El Haddad Asufi (el que denunció haber sido estrangulado), advirtieron que sus clientes no responderían a preguntas de los interrogatorios, que está previsto que empiecen este miércoles, hasta que la justicia no dirima su demanda contra las condiciones de traslado.

Junto a Abrini y Asufi, el acusado Osama Krayem también decidió abandonar una vez empezada la sesión de este lunes, a la que, de inicio, ya no acudió Salah Abdeslam (el único superviviente de los atentados de París de 2015), cuyo abogado expuso que seguía enfermo.

Por contra, los acusados Bilal El Makhoukhi y Hervé Bayingana Muhirwa, que también están en prisión provisional, explicaron este lunes, durante su turno para leer las actas de defensa, que sus clientes sí que van a responder a las preguntas de todas las partes.

En total, en esta causa hay diez imputados: siete en prisión preventiva (Abdeslam, Abrini, Krayem, Sofien Ayari, Asufi, El Makhoukhi y Bayingana Muhirwa); y dos en libertad (los hermanos Smail e Ibrahim Farisi; el único, este último, que no está acusado de ser coautor de los atentados, solo de participación en grupo terrorista).

Junto a ellos, está también imputado el desaparecido Osama Atar, que sigue como acusado ante la falta de pruebas formales que acrediten su supuesta muerte en Siria en 2017.

Los atentados de Bruselas del 22 de marzo de 2016, reivindicados por la organización terrorista Estado Islámico, provocaron 16 muertos tras dos explosiones en el aeropuerto de Zaventem, a las afueras de la ciudad, y después otros 16 fallecidos con otra detonación en la estación del metro de Maelbeek de la capital belga, a unos 200 metros de la sede de la Comisión Europea. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *