Más

Suscribirse

Redes Sociales

Uruk: la primera ciudad de la historia humana

Pixabay
Pixabay

Hace más de cinco mil años, en un enclave al sur de la actual Irak, por primera vez vio la luz el desarrollo de una ciudad, con ordenaciones urbanísticas, palacios y un sistema escrito que consignó el control de un nuevo y evolucionado sistema comercial, su nombre: Uruk.

Con una población de alrededor de 70 mil habitantes, la ciudad fue conocida como Unu para los sumerios, la cultura que propició su nacimiento; sin embargo, en la Biblia se le llama Erec y, actualmente, incluso la nombran como Warka; no obstante, su nombre más extendido es el de Uruk, como fue bautizada por los acadios.

Para los especialistas, Uruk representa el momento crucial en la historia de la humanidad, cuando las sociedades prehistóricas pasaron a convertirse en sociedades urbanas que, además, desarrollaron una escritura inicial como necesidad para apoyar complejas formas de relación comercial.

Esta necesidad de mercado que fue resuelta por las autoridades de Uruk es debida, para muchos antropólogos, por su naturaleza de ciudad surgida a orillas del río Éufrates, en la zona de los cursos bajos de la “tierra entre ríos” que conocemos como Mesopotamia.

FORMACIÓN DE URUK

El nacimiento de Uruk, como en el caso de otros hitos históricos antiguos, está envuelto en una serie de leyendas, mitos, tradición literaria y el estudio de sus restos; no obstante, esta última materia ha buscado esclarecer sus cimientos desde un punto de vista serio y más científico, dejando de lado la búsqueda de tesoros enterrados.

Al respecto, la ciudad fue fundada por el rey Enmerkar hacia el año 4500 a. C.; cabe resaltar que sus restos más antiguos que evidencian la presencia de población humana se remontan al período el-Obeid, comprendido entre el 5000 y el 3800 a. C.

El complejo comenzó a concentrar población entre el año 3500 y el 3200 a. C., logrando su transición a ciudad hacia el 3000 a. C.; para diversos investigadores esta fue posible gracias a la unión de Eanna y Kullaba, dos asentamientos que existían antes de Uruk.

En aquel entonces, la urbe se dividió en dos secciones gobernadas por dos dioses; por un lado, se encontraba la sección dedicada a la diosa Inanna que después sería llamada Ishtar y la otra estaba consagrada a su abuelo, el dios Anu.

ESPLENDOR Y MISTERIO

La ciudad logró su apogeo durante el tercer milenio antes de Cristo; época en que superó los 40 mil habitantes y se convirtió en el centro de peregrinación religiosa y en la administración más importante de Sumer; logrando, además, replicar su sistema en otros núcleos urbanos nacientes en Mesopotamia.

En este periodo de esplendor se levantó la muralla que rodeó la ciudad –según la leyenda– por mandato de Gilgamesh, su habitante más ilustre, protagonista de la primera narración épica de la humanidad y mito posterior que ha resistido todos los análisis eruditos.

Asimismo, gracias al desarrollo del comercio, basado en el trueque, las autoridades buscaron una forma cada vez más sofisticada de rendir sus cuentas; por ello, nació su escritura sobre tablas de arcilla, donde se grabaron pictogramas con la representación de objetos, cabezas de ganado y medidas de cereales junto a cantidades.

Hasta la actualidad se desconoce exactamente por qué la civilización sumeria desplazó el centro del poder político de Uruk a Ur; no obstante, para los especialistas, Uruk es la primera ciudad de la historia que vivió más etapas de florecimiento; asimismo, cabe destacar que la investigación de sus restos en el siglo XIX, revelaron que la ciudad fue definitivamente abandonada en el siglo V después de Cristo.

(Con información de History Channel)

Compartir Nota

Redes Sociales

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *