Más

Suscribirse

Redes Sociales

Urge una profunda restructuración

EFE/Lorenzo Hernández
EFE/Lorenzo Hernández

El tiempo apremia dejar la granja política, con un manejo tribal, y hacer un gran acuerdo de unidad. Hace falta fortalecer las coincidencias y eliminar realmente todas aquellas malas prácticas que fomentaron la altísima corrupción en muchos, si no es que todos los niveles.

El periodo de gobierno del Presidente se está acabando y hay muchas anomalías que fueron predicciones, y hoy los malos actores hicieron de ellas sus botines. El que los defienda nuestro mandatario se está terminando, e ilusos son si creen que así seguirán otros 6 años, o que por ser amigos de algunos candidatos podrán seguir ordeñando la vaca sin entregar cuentas a nadie.

La gran mayoría de los candidatos del ahora no permanente Morena, vienen de otros partidos, y de verdad es de pena ajena que no se haya fortalecido una oposición que hace grande a la democracia y crecimiento de un país.

Ni ser pobre es agradable, pero tampoco ser de clase media es malo. Muchos políticos no pueden dar lecciones de nada, tal vez de lo que no se debió de haber hecho.

Reza un dicho popular que el dinero alcanza cuando se sabe administrar y no se lo roban.

Cuando se trata de formar gobiernos o nuevas administraciones, hay una parte del maletín a cuestas de subnormales, y el gran reto es tener un abanico de soluciones capaces de devolverle al país lo que se merece.

Al decir lo que se merece, es por lo que se va a elegir a través del voto. Nos falta poco para acabar la diarrea de algunas propuestas, la contaminación visual de unos u otros, las pintas de bardas, y un largo etcétera.

Pero en cada ciudadano que va a votar está la altísima responsabilidad de decidir y ejercer el voto. Bien vale una reflexión para saber elegir, no como dicen por ahí, por la menos mala, que será la mejor.

Es evidente que el paradigma es muy grande, los datos en algunos casos no ayudan y varios medios tampoco. Lo real son los hechos y la experiencia. Dar el voto de confianza a la que más experiencia tenga en gobierno.

Se vale la pasión y el agradecimiento electoral, se vale la crítica sana, pero también se pueden recomponer los índices de crecimiento de seguridad, de pasión por la honestidad.

Lo cierto es que las dos candidatas fueron arropadas por presidentes de la República, y me pregunto, ¿cuál gobernó y cuál solo administró? ¿Cuál ganó una elección y cuál tiene más experiencia?

Nadie es responsable de cargar con errores ajenos. La persona que ganará ya sabemos quién podría ser y seguramente será. ¿Cuál es el reto?: ayudar señalando todo aquello que no funcione.

El próximo gobierno deberá ser una administración híbrida, altamente eficiente que deberá dejar de sembrar resentimientos, sin agitar el árbol y que otro levante la manzana. Aquí todos pueden levantar la manzana…

Compartir Nota

Redes Sociales

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *