/

Una lucha ganada, otras aún por vencer

301 vistas
4 min lectura
Especial / Pixabay

Por Aranza G. Icaza García

Septiembre es considerado como el mes de la patria por conmemorar la Guerra de Independencia y la lucha por la soberanía del pueblo mexicano. Usualmente, los días 15 y 16 de septiembre tienden a borrar de la mente cualquier acontecimiento distinto a las festividades patrias y demostraciones de orgullo nacional.

De cualquier forma, en un mes en que se ondea la bandera de la libertad y el amor a la nación, resulta fundamental reconocer a los grupos que aún no alcanzan esa libertad; y que siguen luchando día a día por el pleno acceso a sus derechos.

Hace apenas un año, el Senado de la República estableció el 12 de septiembre como Día Nacional de la Mujer con Discapacidad. En honor al natalicio de Gaby Brimmer, escritora y activista por los derechos de las personas con discapacidad.

A pesar de representar al 53% de las personas con discapacidad a nivel nacional, este grupo sigue siendo infantilizado e invisibilizado por parte del Estado, las instituciones y la propia sociedad. Este grupo enfrenta una doble discriminación, por el género y la discapacidad, lo que obstaculiza su acceso a derechos básicos y al principio de igualdad.

En numerosas ocasiones, estas mujeres se ven privadas de su derecho a la atención sanitaria, incluida la salud sexual y reproductiva, a la justicia, a la educación e incluso al sector laboral. Tienden a ser invisibilizadas en estadísticas oficiales, investigaciones académicas y durante su día a día, en que se da por hecho que no tienen la capacidad de expresarse individualmente y que no tienen una voz propia que elevar. Aún en los refugios y servicios destinados para víctimas de violencia, tienden a ser excluidas por la inaccesibilidad para personas con discapacidad. 

Te invitamos a leer: El IPC firma un acuerdo para que deporte paralímpico impulse

Discriminación de funcionarios y barreras para la participación política

A pesar de tener un mayor riesgo de violencia y abuso, pueden enfrentar discriminación por parte de funcionarios de aplicación de la ley, y se ven obligadas a lidiar cotidianamente con barreras que impiden su plena participación cívica y política dentro de la sociedad.

En un mes en que se conmemora la lucha de los mexicanos por su libertad y su independencia, es fundamental reconocer y amplificar las voces de los sectores que son sistemáticamente ignorados dentro de la sociedad mexicana. Estas mujeres no deben jamás ser reducidas a su discapacidad, ni mucho menos se debe ignorar la discriminación y desigualdad que experimentan diariamente.

Septiembre es un mes pintado de símbolos patrios e inmerso en canciones que celebran la belleza de la nación, pero no deben olvidarse los gritos de quienes siguen, hasta hoy, luchando por alcanzar el reconocimiento que naturalmente les corresponde. Hoy y siempre, es una prioridad nombrar, visibilizar y accionar a favor de las niñas y mujeres con discapacidad, cuyo mayor enemigo puede ser la indiferencia de la sociedad.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Noticia anterior

Del Mazo destina en su gobierno 70% del gasto programable en inversión social

Siguiente noticia

Juez vuelve a postergar decisión sobre juicio a Fujimori por esterilizaciones