//

Un traductor para elefantes

99 vistas
11 min lectura
Elefantes caminando en manada con las orejas extendidas.Foto cedida por Elephant Voices.

Los fundadores de la organización científica y conservacionista sin fines de lucro Elephant Voices (EV), la doctora Joyce Poole y su esposo y socio Petter Granli, denominan ‘El Etograma del Elefante’ a la gran base de datos o biblioteca digital que han desarrollado y que es una fuente de información única y la más completa sobre este animal de la sabana africana en peligro de extinción.

La revista ‘Scientific American’ (SA) describe a este catálogo en línea como el primer Traductor de Google para elefantes ya que, de alguna manera, permite decodificar las comunicaciones y otros comportamientos de nuestro paquidermo favorito.
“Es una descripción que cubre muy bien en que consiste esta iniciativa”, según confirman los impulsores de EV.

Al margen de cómo se la describa, esta base de datos ayudará a desentrañar los distintos modos en que se comportan los elefantes, quienes manejan un amplio repertorio de métodos de comunicación, abarcando cientos de llamadas y gestos con significados específicos y que pueden cambiar según el contexto.

“Estudiar a los elefantes a cámara lenta ha revelado aspectos de estos animales que, de otro modo, habríamos pasado por alto», señala Poole, quien aspira a seguir ampliando esta base de datos con los videos de comportamientos inusuales, que puedan aportar en el futuro otros científicos y el público en general.
“El etograma es la única documentación exhaustiva del repertorio conductual de los elefantes de la sabana africana y esperamos que su amplitud ponga de relieve las vidas empobrecidas de los elefantes en cautividad y ayude a poner fin a la práctica”, añade. Elephant Voices y los científicos Poole y Granli pretenden que el mundo tome conciencia de la inteligencia y complejidad de los elefantes y que se siga investigando su cognición, comunicación y comportamiento social, con el objetivo de asegurar un futuro más amable y unos cuidados éticos y científicamente sólidos para estos animales.

La doctora Poole es una reconocida científica especializada en elefantes, que comenzó sus investigaciones en 1975 y ha documentado el gran aumento de la testosterona y agresividad de los machos en la fase reproductiva denominada ‘must’o ‘musth’, así como la comunicación infra sónica, el uso contextual de vocalizaciones y la imitación vocal de estos animales. Poole descubrió que durante el ‘musth’ los animales agitan las orejas como una amenaza y emiten un sonido bajo y pulsante que, en realidad, es una vocalización. También encontró que los rugidos que producen los elefantes contienen algunas ondas sonoras que no puede ser percibidas por el oído humano (infrasonidos). Algunas tan poderosas que pueden ser escuchados por otros elefantes a kilómetros de distancia.

Poole también observó que el significado de las maneras de comportarse de los elefantes –todas ellas documentados en el Etograma- cambiaban según el contexto. Por ejemplo, el golpeteo con la cola suele usarlo un elefante para decirle a otro que retroceda porque está demasiado cerca, pero las madres también los utilizan para vigilar a las crías que están detrás de ellas, y otro ejemplares lo emplean en otros contextos para molestar a otros o regañarlos para obtener atención. Además, cuando un elefante macho dobla las orejas mientras las agita, significa que está listo para una pelea pero, si varios elefantes se juntan y doblan sus orejas agitándolas rápidamente, esos animales están expresando un saludo cálido y con la intención de formar vínculos sociales y afectivos, según SA.

Según la publicación científica `Scientific American’ , los elefantes se comportan de modos tan complejos que a los científicos puede resultarles difícil mantenerse al día con todas sus variaciones, ya que las diferentes poblaciones de paquidermos exhiben comportamientos culturalmente aprendidos y únicos para su grupo específico. Ahora, la comunidad científica dispone de esta potente herramienta digital para desentrañar el significado de los distintos comportamientos y formas de comunicación de los elefantes africanos, aunque en este “Google Translator para paquidermos” se puede acceder, no solo a información escrita, que está completamente en inglés, sino además a numerosos contenidos audiovisuales.

«Sin un enfoque multimedia es imposible mostrar y explicar adecuadamente el comportamiento de los elefantes, y esperamos que esta base de datos inspire a otros científicos a adoptar un enfoque similar respecto de otras especies», señala la doctora Joyce Poole. “En los clips de video se pueden detectar las diferencias, a menudo sutiles, en el movimiento de los elefantes que diferencian un comportamiento de otro”, asegura.

Poole desarrolló esta base de datos pública dotada de un sencillo sistema búsqueda de contenidos, junto con su esposo y socio de investigación Petter Granli, (CEO) de EV, después de darse cuenta ambos de que los artículos científicos eran insuficientes, por sí solos, para catalogar los descubrimientos que estaban haciendo ellos y otros expertos. En un momento en que las vidas de los elefantes están siendo fuertemente impactadas por los seres humanos, Poole y Granli aspiran a que esta fuente estructurada de información “contribuya a recordar al mundo lo que nos perderemos si no cambiamos de rumbo y los elefantes acaban extinguiéndose”.

Basado en décadas de estudios de la vida de los paquidermos, el “Etograma del Elefante” categoriza y describe más de 500 comportamientos, y los documenta por medio de descripciones escritas y referenciadas y más de 3.000 videos con anotaciones, grabaciones de audio y fotografías realizadas sobre el terreno, a todas los cuales se puede acceder mediante búsqueda. Este catálogo de los elefantes, describe todos los comportamientos conocidos de esta especie, sus características y, cuando es posible, la función de cada comportamiento, e incluye la investigación referenciada de otros biólogos de elefantes, así como imágenes de profesionales y aficionados puestas a disposición de Elephant Voices.

La primera entrada de esta base de datos, consiste en una descripción escrita y tres videos sobre un curioso comportamiento denominado Adorn-Body (adornar el cuerpo) que exhiben los elefantes en situaciones ambivalentes, ante un nacimiento, conflicto, al buscar alimento, al estar cómodos, al jugar en solitario y con objetos, o con otros elefantes. En esos contextos un paquidermo puede usar su trompa para colocar o arrojar vegetación o un objeto en la parte superior de la cabeza, el cuello o la espalda. En algunos casos, ese “adorno” es claramente intencional, ya que se observa que el elefante coloca el objeto en su cuerpo y trabaja para mantenerlo en posición con sus orejas o con su trompa, y puede reemplazarlo si el objeto cae.

Los contenidos del etograma provienen de los archivos de Elephant Voices de las poblaciones de elefantes de Amboseli, Maasai Mara (Kenia) y Gorongosa (Mozambique), así como del metraje documental filmado en los dos primeros lugares.

La doctora Poole afirma que, en los 45 años transcurridos desde que comenzaron sus investigaciones, la vida de los elefantes africanos “ha sufrido el impacto de cambios enormes y ahora estos animales están al borde de una situación potencialmente catastrófica, que pone en peligro, no solo su forma de vida, sino incluso su propia existencia, debido a la especie humana”.
Por eso “es urgente documentar el comportamiento natural y la comunicación gestual y acústica de esta especie compleja, inteligente y carismática”, enfatizan Poole y Granli.
Esperan que esta base de datos sirva como un repositorio de información para el estudio científico y también para inspirar un interés más amplio en el bienestar de estos increíbles animales, “para así asegurarles un futuro”, declaran.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Noticia anterior

Biden promete defender el derecho al aborto frente a ley de Texas

Siguiente noticia

Casas conectadas: Optimiza tu seguridad