Más

Suscribirse

Redes Sociales

Un ruso y un ucraniano piden la paz en el Vía Crucis del papa Francisco

Un ruso y un ucraniano piden la paz en el Vía Crucis del papa Francisco

El papa Francisco ha dedicado el Vía Crucis del Viernes Santo de este año a las “voces de paz en un mundo de guerra” y, por ello, la décima meditación del recorrido contará con un texto escrito por un joven ucraniano y otro ruso, quienes relatarán cómo la guerra ha afectado a sus vidas.

La oración completa se escuchará este viernes a partir las 21.00 horas (19.00 GMT) en el Coliseo de Roma, símbolo de la persecución de los primeros cristianos y sede de un rito que se remonta al siglo XVIII, este año dedicado a recorrer los dramas que asolan a distintas regiones del mundo.

Sin embargo, Francisco no acudirá al Coliseo y seguirá el ritual desde su residencia en el Vaticano, ya que hace una semana recibió el alta hospitalaria tras padecer una bronquitis y hay previsión de bajas temperaturas, indicó la Santa Sede.

“Son ecos de paz que resurgen en esta ‘tercera guerra mundial fragmentaria’, gritos que provienen de países y territorios hoy desgarrados por la violencia, la injusticia y la pobreza”, arranca el texto del Vía Crucis, difundido por la Santa Sede.

Cada una de las catorce estaciones que componen el recorrido rememoran la subida al Calvario de Jesús, su crucifixión y su colocación en el sepulcro, e incluyen además una meditación sobre una situación de conflicto en el mundo.

La reflexión de la décima estación ha sido coescrita por un joven ucraniano y un ruso.

“El año pasado, mi padre y mi madre nos prepararon a mí y a mi hermano más pequeño para llevarnos a Italia, donde nuestra abuela trabaja desde hace más de veinte años. Partimos de Mariúpol durante la noche”, arranca el ucraniano.

El joven señala que en la frontera los soldados detuvieron a su padre y le dijeron que “debía permanecer en Ucrania para combatir”.

“Al llegar a Italia yo estaba triste. Sentí que me despojaban de todo; que estaba completamente desnudo. No conocía la lengua y no tenía ningún amigo”, reconoce.

A pesar de que su abuela “se esforzaba” por hacerle sentir afortunado, su familia decidió volver a Ucrania.

“Aquí la situación sigue siendo difícil, hay guerra por todos lados, la ciudad está destruida. Pero en mi corazón quedó esa certeza que me decía mi abuela cuando lloraba: ‘Ya verás, todo pasará. Y con la ayuda de Dios, la paz volverá'”, implora.

Por su parte, el ruso admite que habla “con sentimiento de culpa” y rememora cuando una carta informó a su familia del fallecimiento de su hermano: “Todos nos decían que debíamos estar orgullosos, pero en casa había tanto sufrimiento y tristeza”.

“También pasó lo mismo con el papá y el abuelo, ellos también se fueron y no sabemos nada. Algunos de mis compañeros, con mucho miedo, me susurraban al oído que había guerra. De regreso a casa escribí una oración: ‘Jesús, por favor, que haya paz en todo el mundo y que todos podamos ser hermanos'”, señala el joven ruso.

En el Vía Crucis del año pasado, al poco tiempo de que estallara la guerra de Ucrania, una mujer ucraniana y rusa llevaron la cruz juntas en una de las estaciones, un momento que protagonizó el rito pero que provocó las quejas de la Embajada ucraniana ante el Vaticano.

Tras la publicación del texto escrito por el ruso, el embajador de Ucrania ante la Santa Sede, Andrii Yurash, criticó la elección: “Se olvida de decir que sus parientes fueron a Ucrania a matar no sólo al padre del niño ucraniano, sino a toda su familia, y no al revés”.

LOS CONFLICTOS DEL MUNDO EN EL VÍA CRUCIS

En el resto de estaciones del recorrido intervendrán víctimas de otras tragedias como la migración forzada en África, la guerra de Ucrania, los conflictos religiosos en Oriente Medio y la violencia en Latinoamérica.

El Vía Crucis concluye con una oración titulada “14 gracias” donde el Papa agradece 14 veces al Señor, aunque será el cardenal Angelo De Donatis el encargado de presidir el rito por la ausencia de Francisco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *