Un día como hoy nació Marisela Escobedo, ícono de lucha y valentía

9 vistas
3 min lectura
Fotografía | Twitter: @sofiberta

Marisela Escobedo nació un día como hoy pero de 1958. Ella, al buscar justicia por el feminicidio de su hija, Rubí, y morir en un ataque que aún sigue sin clarificarse, se convirtió en un símbolo de valentía, fuerza y lucha para las mujeres que hoy en día siguen alzando la voz.

El 16 de diciembre de 2010, después de recibir un balazo en la cabeza, el cuerpo de Marisela Escobedo caía inerte frente al Palacio de Gobierno de Chihuahua tras dos años de activismo y lucha ante un gobierno insensible e ineficaz ante el feminicidio de su hija, Rubí.

Rubí Marisol Frayre Escobedo fue asesinada en 2008 en Ciudad Juárez, Chihuahua, por su entonces pareja, Sergio Rafael Barraza.

El entonces sospechoso fue detenido y sometido a un juicio oral en el que confesó la autoría del crimen y señaló el lugar donde se ubicaban los restos de Rubí. Sin embargo, fue declarado inocente, y la noticia se convirtió en un escándalo.

Tras la sentencia, la madre de Rubí dejó su trabajo e inició una ardua labor para que Barraza fuese llevado a juicio de nuevo pero los entonces gobernadores del estado José Reyes Baeza Terrazas (2004-2010) y César Duarte (2010-2016), hoy acusado de corrupción, le dieron largas en todo momento.

Ignorada, Marisela se instaló frente al Palacio de Gobierno de Chihuahua, por lo que recibió diversas amenazas de muerte, avisos que se cumplieron con su asesinato de un balazo en la cabeza.

En octubre de 2012, la Fiscalía General del Estado de Chihuahua detuvo a José Enrique Jiménez Zavala, un líder pandillero, y lo presentó como asesino de Marisela, algo con lo que la familia nunca concordó y señaló al hermano de Barraza como autor.

Finalmente, tanto Jiménez como Barraza murieron, uno en su celda asesinado por otro reo y el otro en un enfrentamiento con el Ejército Nacional.

Diez años después, el caso sigue siendo un símbolo que visibiliza la violencia machista en un país donde son asesinadas más de diez mujeres al día, traspasando fronteras, e incluso siendo representado en el documental de Netflix, «Las tres muertes de Marisela Escobedo».

El caso de Marisela y su hija Rubí se asume ahora como una demostración de la ineficacia del sistema judicial y reflejo de la ola descontrolada de violencia que sacude México, pero también de icono y motivación para que la lucha no termine hasta que se haga realidad el lema «Ni una más».

 

EFE

JBR

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Noticia anterior

Santi Ormeño ya se entrena con Perú

Siguiente noticia

Madrugones y horas de espera para recibir la vacuna en Paraguay al bajar edad