Más

Suscribirse

Redes Sociales

Un detonante para el sur del país…¿En qué consiste el proyecto del Tren Transístmico?

Uno de los proyectos del gobierno federal que va avanzando poco a poco, sin hacer tanto ruido como el Tren Maya, es la rehabilitación del Tren Transístmico que, como indica su nombre, conectará los océanos Atlántico y Pacífico a través de una ruta de transporte ferroviario de 207 kilómetros que une a los puertos de Coatzacoalcos, Veracruz, y Salina Cruz, Oaxaca.

Dicha obra será de largo alcance para todo el sureste de México, y ofrecerán oportunidades en muchos rubros. Por ejemplo, se impulsará el desarrollo de la zona del Istmo de Tehuantepec –integrada por 79 municipios– a través de una plataforma de logística que prestará los servicios de administración portuaria y su interconexión.

Vale recordar que el Istmo de Tehuantepec es la zona comprendida entre los estados de Veracruz, Tabasco, Oaxaca y Chiapas, y es la franja más angosta de México entre los océanos Atlántico y Pacífico.

Se calcula que el trayecto de punta a punta del Tren Transístmico será de 4 horas, mientras que en automóvil es de 7.5 horas.

Así, esta obra prioritaria detonará el turismo local y extranjero, además de que será una alternativa ante el Canal de Panamá, por la reducción de costos operativos y tiempos de traslado de mercancías, lo que aumentaría el comercio de México con Estados Unidos, Europa y Asia.

Este proyecto sería altamente rentable para nuestro país en muchos sentidos, toda vez que juegan a su favor factores como el incremento en el precio de los combustibles, las alzas tarifarias en el Canal de Panamá y la saturación de corredores logísticos de Estados Unidos, sobre todo en sus costas Este y Oeste, lo que de facto lo convertiría en una mejor alternativa para las empresas transportistas de casi todo el mundo.

Los avances en la rehabilitación de la ruta, de las vías, iban a buen paso, sin hacer escándalos mediáticos, hasta que se llegó al tramo ferroviario de Medias Aguas, en Coatzacoalcos, Veracruz, concesionado a Grupo México, del empresario Germán Larrea Mota Velasco, quien tiene el permiso para hacer uso de 120 kilómetros, vitales para esta obra y el Tren Maya, y a cambio de ceder su “concesión” exigió al gobierno federal el pago de 9 mil 500 millones de pesos… pero no hubo tal acuerdo.

AMLO: “NO SE PUEDE EXPROPIAR LO QUE ES PÚBLICO, LO QUE ES PROPIEDAD DE LA NACIÓN”

Apenas el pasado viernes, el presidente Andrés Manuel López Obrador reiteró que la recuperación de ese tramo de vía– para incorporarlo al Tren Transístmico–, no es una expropiación, y que se encontraban en un diálogo con Grupo México para llegar a un acuerdo.

El mandatario detalló que en aquellos casos en que se ha expropiado, siempre fue concertado con los dueños y propietarios. Y en este caso –con el Grupo México–, “no se puede expropiar lo que es público, lo que es propiedad de la Nación”.

Rememoró que, en el caso de los terrenos expropiados para la terminal del Tren suburbano de Buenavista al Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA), se llegó a acuerdos con los campesinos de cinco municipios.

“Todo va muy bien. En ningún caso hubo problemas porque se les pagó su indemnización, son expropiaciones concertadas. Nosotros no cometemos injusticias con nadie”, explicó.

Pese a todo, el Ejecutivo federal afirmó que ya se garantizó el derecho de vía para este tren, así como con el Maya y el Transístmico.

El presidente López Obrador informó que administración mantiene el diálogo y las negociaciones con Grupo México para devolver a la nación el tramo férreo –que va de Medias Aguas a Coatzacoalcos en Veracruz–, que formará parte del Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec.

Y ahondó: “van bien las cosas, lo que se busca es rescatar el tramo de concesión, 120 kilómetros aproximadamente, para tener todo el circuito Tren Maya y los trenes de Guatemala a Ixtepec; de Salina Cruz a Coatzacoalcos y de Coatzacoalcos a Palenque”.

En este tenor, el Ejecutivo federal aseveró que la mayor parte de las vías férreas del sureste ahora son de dominio público, con la excepción de este tramo estratégico, por lo que su gobierno está ofreciendo a Grupo México un permiso de paso y revisar las concesiones.

Machacó: “es necesario, justo, y es también un asunto de seguridad nacional, porque es el Istmo. (…) Aquí lo importante, el fondo, es que la concesión se recupera, se rescata, vuelve a ser de la nación, regresa a la nación; no es expropiación, es rescate de la concesión”.

Y de manera clara, confirmó que la Federación no está dispuesta a pagar los 9 mil 500 millones de pesos que solicitó Grupo México por liberar los 120 kilómetros.

Y concluyó: “que puedan ellos, pagando una cuota, llegar al puerto; si las empresas de la Secretaría de la Defensa Nacional y de Marina quieren pasar, pagan una cuota; si la empresa quiere entrar, paga una cuota. (…) Lo que se está buscando es –vamos a decir– una compensación, decir: ‘a ver, te vamos a reestructurar tu concesión’, es un acuerdo”.

Es decir, los proyectos de los trenes Maya y Transístmico, van avanzando, pese a las piedras colocadas en las vías férreas…

David Casco Sosa estudió la licenciatura en Ciencias de la Comunicación en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, en la generación 1988-1991.

En la misma escuela fungió como profesor en las materias de Sociedad y Comunicación y Propaganda y Opinión Pública.

Reportero desde 1990, ha pasado por las redacciones de revistas y periódicos como Quehacer Político, México HOY, Tabasco HOY, Campeche HOY, Milenio, Novedades, El Gráfico, Impacto, IQ Magazine, Diario BASTA, etcétera, donde se ha desempeñado como reportero, jefe de redacción, editor, subdirector y director. Actualmente es director editorial del semanario digital Ángel Metropolitano, desde su fundación.

En 2008, ganó el Premio Nacional de Periodismo, en el género de Entrevista, y en 2019 en el género de Nota más oportuna, ambos entregados por el Club de Periodistas de México.

Ha sido consultor de proyectos editoriales para la formación de varios diarios en provincia, pero siempre ha regresado a la Ciudad de México, donde incursionó también en la edición y cuidado editorial de libros sobre el tema de la delincuencia organizada.

También ha impartido conferencias sobre el tema de periodismo en diversas universidades, y colabora como dictaminador literario para dos editoriales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *