Más

Suscribirse

Redes Sociales

Un Clásico Sin Colores…

Rodrigo Mojica / AM

Es tiempo de cerrar filas, de ondear una sola bandera y de fortalecer aquello que para muchos sería cantaleta, y que tiene que ver con que ‘somos más los buenos’.

El deporte, un estadio de futbol, que se supondría, es un lugar de esparcimiento, desboque y alegrías, el último fin de semana se convirtió más bien en un coliseo romano, de ahí que las voces ahora son insistentes en cambiar los modos.

Lo del Estadio La Corregidora, con personas moribundas, por supuesto no fue un hecho aislado, pero tampoco uno recurrente en los escenarios pamboleros nacionales, y entonces las esperanzas radican en que aún se está a tiempo de darle el vuelco a un capítulo vergonzoso y que puso a México en el foco mediático de mala forma.

Y el ejemplo lo han puesto los equipos de más arrastre en la Liga MX, y que precisamente el fin de semana reeditarán un duelo más de su rica historia de rivalidad deportiva: Chivas y el América.

El Rebaño, como anfitrión del Clásico Nacional, va un paso adelante, pues desde el martes, y tras conocerse los castigos al Querétaro, decidió dar un golpe en la mesa, porque además la gente está harta de regirse bajo el miedo, sólo por el comportamiento de unos cuantos que decidieron adoptar a la barbarie como una forma de vida.

El Guadalajara anunció que para el sábado en el Estadio Akron y, hasta nuevo aviso, los grupos de animación, como los llaman los directivos del circuito azteca, no tendrán cabida en su fortín.

Alguna vez el dueño de la escuadra tapatía, Jorge Vergara, denunció que era increíble darles tantos beneficios a estos porros, y esta propuesta la desempolvará su chaval, Amaury.

A cambio, esos lugares destinados para las barras los ocuparán chavitos que son parte de las Fundaciones Jorge Vergara y Teletón.

Es momento de actuar, de cambiar los comentarios negativos, por medidas que apunten a promover la paz en los distintos llanos de casa.

Y las Águilas, como antagónicas de este encuentro, se sumarán a la campaña que lleva por nombre Clásico Sin Colores, porque además el juego más pasional, entienden, puede ser punta de lanza para intentar recuperar el tiempo perdido y la confianza para quienes ya sienten temor de disfrutar del rodar de un balón como una manera de alegría.

La intención es que los aficionados, sin importar sus credos o preferencias, vistan de blanco, ser uno solo y rubricar la paz en un escenario dispuesto para disfrutar momentos entre camaradería.

Algunos otros clubes de Primera División empiezan a sumarse a esta cruzada por el juego limpio en las tribunas y es una de la que todos podemos ser parte; incluso, las chicas del América y Chivas, que también tendrán su Clásico Nacional Femenil en el Estadio Azteca, el domingo, se unen a esta misión,  porque claro que es cierto, ‘somos más los buenos’.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *