Más

Suscribirse

Redes Sociales

Un 20 % de los vuelos en París-Orly cancelados por la huelga de las pensiones

Un 20 % de los vuelos en el aeropuerto parisino de Orly van a tener que cancelarse este martes a causa de la segunda jornada de huelgas y manifestaciones convocada por todos los sindicatos franceses contra la reforma de las pensiones, que también supondrá la supresión de la mayor parte de los trenes.

La Dirección General de la Aviación Civil de Francia (DGAC), además de instar a las compañías que operan en Orly a que reduzcan en ese 20 % su programa de vuelos mañana, ha advertido en un comunicado de que se prevén otras “perturbaciones y retrasos”.

Por eso ha pedido a los pasajeros que puedan que aplacen sus viajes y que se informen con las aerolíneas sobre el estado de sus vuelos.

Ese mismo mensaje es el que ha recomendado la compañía ferroviaria SNCF, que ha avanzado que la convocatoria de huelga le obliga a suspender mañana de media dos tercios de sus trenes de alta velocidad (TGV) y de su oferta de bajo costo Ouigo.

En las líneas internacionales, los trenes Eurostar a Londres y Thalys a Bruselas, Amsterdam y Colonia circularán de forma casi normal, mientras las de la marca Lyria que conectan con Suiza estarán “fuertemente perturbadas”. En el resto de conexiones internacionales (entre las que figura el corredor París-Barcelona) sólo se mantendrá de media uno de cada cuatro trenes.

La situación será igualmente muy complicada en los trenes de cercanías de París, con la supresión de dos tercios en cuatro de sus líneas, incluidas las dos con más tráfico (RER A y RER B), y hasta el 90 % en otras de esas líneas.

De hecho, moverse en el área metropolitana de París en transporte público será extremadamente difícil este martes, ya que sólo dos de las 14 líneas del metro (la 1 y la 14, que están completamente automatizadas) funcionarán con normalidad. El resto sólo darán servicio de forma parcial, con muchas estaciones cerradas.

La de mañana será la segunda jornada unitaria de huelgas y manifestaciones organizada por todos los sindicatos, después de la del 19 de enero, que tuvo un seguimiento masivo, con 1,1 millones de manifestantes, según la policía, y más de dos millones, según la Confederación General del Trabajo (CGT).

Las centrales rechazan una reforma, que el Gobierno del presidente, Emmanuel Macron, justifica por razones financieras, y cuyo eje central es el retraso de la edad mínima de jubilación de los 62 años actualmente a 64 y la aceleración del aumento del periodo de cotización necesario para cobrar una pensión completa, hasta 43 años (42 años actualmente).

La primera ministra francesa, Elisabeth Borne, reiteró este domingo que el retraso de la edad mínima de jubilación a los 64 años es una parte irrenunciable de su reforma, pese a que todas las encuestas muestran que la opinión pública está mayoritariamente en contra (un 72 %, según el último sondeo del instituto demoscópico Elabe, publicado la semana pasada).

Laurent Berger, secretario general de la Confederación Francesa Democrática del Trabajo (CFDT), primer sindicato del país, ha pedido este lunes a los trabajadores que se manifiesten mañana y a los parlamentarios que tengan en cuenta que el retraso de la edad de jubilación es algo “rechazado por una inmensa mayoría de los asalariados”.

Este lunes por la mañana empieza la tramitación en la comisión de Asuntos Sociales de la Asamblea Nacional del proyecto de ley de la reforma, antes de que el próximo 6 de febrero arranque su debate en el plenario de la cámara baja.

EFE

JBR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *