Más

Suscribirse

Redes Sociales

Ultramonárquicos buscan expulsar a Amnistía Internacional de Tailandia

Un grupo de ultramonárquicos de Tailandia ha puesto en marcha una campaña de acoso contra la oenegé Amnistía Internacional y busca expulsarla del país por supuestamente apoyar las protestas prodemocracia, que buscan cambios en la Casa Real.

Los ultramonárquicos, liderados por el viceministro Seksakol Atthawong, entregaron este jueves más de un millón de firmas al Ministerio de Interior para llevar su reclamo al Consejo de Seguridad Nacional.

Los seguidores de la Casa Real tailandesa acusan a la oenegé de apoyar al movimiento de jóvenes universitarios que desde mediados de 2020 reclama una reforma democrática en la institución monárquica y que a su parecer pone en riesgo la estabilidad del país.

“Tailandia es un país pacífico, pero esta organización incita a la gente a destruir la seguridad y perturbar el estilo de vida tailandés hacia el caos. El rey nunca causa problemas, pero esta organización utiliza dinero extranjero con el fin de arruinar la monarquía”,

denunció hoy Seksakol ante los medios, sin presentar pruebas que respalden su argumento.

El político, que ocupa el cargo de viceministro de la Oficina del Primer Ministro, acudió al acto con una corbata amarilla -el color vinculado al actual monarca y su fallecido padre- y fue jalonado por un puñado de ultramonárquicos, la mayoría de ellos de avanzada edad.

La campaña de acoso comenzó el pasado noviembre, cuando el propio Seksakol impulsó una recogida de firmas mediante un formulario público en Google, y que levanta sospechas sobre la validez de los apoyos anunciados.

AI COMPROMETIDA CON LOS DERECHOS HUMANOS

A pesar del hostigamiento, AI reafirmó horas antes de la entrega de firmas su compromiso en continuar su trabajo con el objetivo de proteger de manera “imparcial” los derechos humanos.

“Nuestro trabajo sigue siendo el mismo: prevenir, vigilar y responsabilizar a los Estados, corporaciones y otras entidades por los abusos de los derechos humanos bajo las leyes internacionales”,

dijo Kyle Ward, secretario general adjunto de AI, quien además afirmó su disposición a responder las preguntas de las autoridades.

AI, que cuenta en Tailandia con una pequeña oficina y número de empleados locales, ha solicitado en varias ocasiones la libertad y la retirada inmediata de los cargos presentados contra activistas políticos detenidos por participar en las protestas prodemocracia.

En estas marchas, entre otras reivindicaciones, se exige la abolición de la ley 112 del Código Penal que protege al rey y otros miembros de la Casa Real tailandesa de toda crítica, bajo la amenaza de condenas de entre 3 y 15 años.

Al menos 169 activistas han sido acusados de vulnerar esta ley durante las manifestaciones, que discurrieron en su mayoría de manera pacífica pero que en ocasiones fueron reprimidas con dureza por parte de la Policía.

“Si bien reconocemos que el Gobierno de Tailandia tiene el deber de proteger el orden público y la seguridad nacional, seguimos destacando que las autoridades deben hacerlo de manera proporcionada y de conformidad con los derechos humanos, incluidos los derechos a la libertad de expresión y de reunión pacífica”,

apostilla Ward.

UNA LEY PARA CONTROLAR A LAS OENEGÉS

A finales de noviembre, el primer ministro, Prayut Chan-ocha, pidió a las autoridades iniciar una investigación sobre si AI ha vulnerado alguna ley y tras recibir una carta solicitando las pesquisas por parte de un grupo ultramonárquico.

La petición para expulsar a AI coincide además con la propuesta de ley presentada por el partido gubernamental ante el Parlamento, donde cuenta con mayoría de apoyos, para obligar a las oenegés locales e internacionales que actúen en el país a revelar y detallar la procedencia de sus finanzas.

Según el Gobierno esta ley tiene por objetivo aportar una mayor transparencia sobre el modo de actuar de las oenegés y combatir los posibles delitos de lavado de dinero.

Mientras, las organizaciones garantes de los derechos humanos ven esta legislación como un intento para acotar sus acciones.

Te puede interesar: Manifestantes en Tailandia denuncian torturas de la policía tras detención

EFE

JBR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *