Más

Suscribirse

Redes Sociales

Ucrania combate el pesimismo en los despachos y a Rusia en el campo de batalla

Fuente: EFE
Fuente: EFE

El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, se mostró confiado en la victoria ante Rusia después de que el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, Valeri Zaluzhni, asegurara que la guerra se encuentra en un punto muerto del que puede aprovecharse el Kremlin.

“Tengo confianza en vosotros, exactamente igual que el 24 de febrero (de 2022, cuando comenzó la invasión). Confío en que Ucrania ganará. Confiad en vosotros”, afirmó Zelenski en su alocución televisiva diaria.

Las afirmaciones de Zaluzhni, el alto cargo más respetado por el pueblo ucraniano, han provocado un terremoto político en Kiev, donde según algunos medios occidentales como la revista Time parecen cundir las dudas, especialmente después de que la contraofensiva lanzada el pasado 4 de junio se haya estancado.

Esto coincide, además, con la poderosa ofensiva rusa en el corazón del Donbás y en la región oriental de Járkov, y la reanudación de los ataques masivos con misiles y drones contra infraestructuras civiles y militares en vísperas de la llegada del invierno.

Victoria, el único grito de guerra

El jefe del Consejo de Seguridad Nacional y Defensa, Oleksí Danílov, respaldó las palabras de Zaluzhni sobre que el Ejército ucraniano necesita lograr una ventaja tecnológica ante la superioridad militar rusa, especialmente en los cielos.

“Tenemos una situación bastante complicada. Por eso, considero que el general Zaluzhni tiene razón. Hemos hablado de ello en muchas ocasiones, incluido en las reuniones del Estado Mayor, que necesitamos nuevos enfoques”, señaló en declaraciones a Radio Libertad.

Danílov destacó que el armamento occidental llega con lentitud a Kiev, mientras que Rusia ha recurrido ya a Irán y Corea del Norte, de donde podría haber recibido ya un millón de proyectiles e incluso misiles balísticos, según fuentes surcoreanas.

Al mismo tiempo, negó que el pesimismo se haya hecho presa de las autoridades ucranianas y de los generales.

“Conozco a todos los miembros del Estado Mayor. Sin excepción. Puedo decir que no conozco a nadie que no crea en nuestra victoria. Fíjese que el 90 % de sus miembros son generales”, afirmó.

Compromiso de Occidente a largo plazo

La Casa Blanca aseguró que las declaraciones del comandante en jefe de las Fuerzas Armadas demuestran “cuán importante es seguir ayudando a Ucrania”.

“Sería mucho más fácil hacerlo si el Congreso aprobara la financiación adicional de apoyo a Ucrania”, dijo el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, John Kirby.

En la misma línea, el general Christian Freuding, director de planificación del Ministerio de Defensa alemán, aseguró: “Para nosotros está claro, apoyamos a Ucrania al igual que a Israel”.

Recordó que el israelí es un ejército “bien equipado y entrenado”, que está listo para combatir en cualquier momento, además de que su potencial económico es diferente al de Kiev, al igual que “la propia naturaleza del conflicto”.

“Una cosa está clara, el apoyo militar a Ucrania es una misión que debe llegar hasta final de esta década (…) En nuestros planes presupuestarios ya figura la asignación de fondos hasta 2032, lo que es un testimonio de nuestra firmeza. Para mí la lucha por la libertad no tiene fecha de expiración”, afirmó.

Alemania garantizó la víspera una nueva partida de armamento a Kiev, que incluye blindados y sistemas de defensa antiaérea IRIS-T, aunque no los ansiados Taurus.

Al respecto, el ministro ucraniano de Asuntos Exteriores, Dmitró Kuleba, destacó hoy que Berlín aún necesita más tiempo para el envío a Kiev de los misiles de largo alcance.

La retaguardia también combate

Precisamente, según las imágenes de satélite, Rusia ha incrementado considerablemente el ritmo de producción de su industria de armamento, desde helicópteros a drones y misiles guiados.

Después de que se confirmara que un 6 % del PIB en 2024 se dedicará a defensa, la prensa occidental informa de la activación del trabajo en las plantas de aviación de Kazán, Ural y Irkutsk, la fábrica de misiles en Dubna, al norte de Moscú, y las factorías de drones de Kronstadt y Izhevsk.

En respuesta, Estados Unidos anunció el jueves sanciones contra individuos y compañías de China, Turquía y los Emiratos Árabes Unidos que proveen tecnología y equipos para “la maquinaria de la guerra rusa”.

A su vez, el Ministerio de Defensa ucraniano anunció hoy que ha simplificado los controles de calidad requeridos a los fabricantes de armas para acelerar el proceso de suministro a las Fuerzas Armadas.

Con la nueva normativa, los fabricantes no tendrán, por ejemplo, que someter sus productos al período de entre seis meses y un año que se requería hasta ahora para garantizar que podían ser almacenados de manera segura. EFE

Compartir Nota

Redes Sociales

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *