Más

Suscribirse

Redes Sociales

Ucrania acusa a Rusia de “terrorismo de Estado” en Ucrania desde 2014

Ucrania lamentó hoy que, tras la anexión rusa de Crimea en 2014, la comunidad internacional “tomó medias medidas, que condujeron a media paz, que llevó a una guerra total” e instó a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) a ayudar a poner fin a la “falta de rendición de cuentas” de Rusia por su “terrorismo de Estado”.

El representante ucraniano ante la CIJ, Anton Korinevich, calificó a Rusia de “Estado terrorista” durante su discurso de apertura de un caso en el que Kiev acusa a Moscú de apoyar con armas y dinero a las fuerzas prorrusas en su violencia armada y su “insurrección” contra el Estado ucraniano, incluida la entrega del lanzamisiles BUK que derribó el avión de Malaysia Airlines, el vuelo MH17, en el este de Ucrania en 2014, lo que causó 298 muertos.

“El pueblo de Ucrania se enfrenta a una campaña continua de terror y erradicación cultural. Esta situación es realmente grave. En ese entonces, el mundo tomó medias medidas, que condujeron a media paz, que llevó a una guerra total. Hoy, mirando los hechos y el derecho de manera justa y parcial, esta institución puede dictar una decisión histórica. Puede ayudar a guiar a la comunidad internacional hacia la justicia, la paz sostenible y la prevención de futuras violaciones del derecho internacional”, agregó Korinevich.

Advirtió de que “debe terminar la falta de rendición de cuentas por parte de Rusia” y recordó que Moscú pidió a Ucrania “abandonar todas las demandas contra Rusia en los tribunales internacionales” si quiere que “ponga fin a su guerra ilegal” en territorio ucraniano.

“Si Ucrania continúa buscando la solución pacífica de disputas, Rusia promete seguir usando la fuerza. La Corte no debe tolerar tal ataque a su jurisdicción. Pero así, de una manera cínica, Rusia está honrando el derecho internacional. Rusia sabe que este tribunal importa. Y teme una decisión. Rusia tiene razón en preocuparse. El derecho internacional sí importa”, agregó.

TERRORISMO Y RACISMO

En 2017, Ucrania acusó a Rusia de violar la Convención Internacional para la Represión de la Financiación del Terrorismo (ICSFT) y la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial (CERD) durante los ocho años de conflicto previos a la invasión iniciada en febrero de 2022.

“Rusia debe rendir cuentas por los crímenes del presente, pero hoy (este caso) se centra en el pasado reciente. No permitiremos que nuevas atrocidades nublen el recuerdo de las víctimas del pasado. Mientras Rusia ataca la idea misma del pueblo ucraniano, no olvidaremos el ataque de Rusia contra los ucranianos y los tártaros ucranianos en Crimea”, señaló.

Kiev asegura que Moscú “ha instigado y sostenido una insurrección armada contra la autoridad del Estado ucraniano en el este de Ucrania” y ha creado “un clima de violencia e intimidación contra grupos étnicos no rusos en la República Autónoma de Crimea”.

Así, solicita a la CIJ que declare que Rusia ha violado sus obligaciones y debe “reparar el daño causado” a Ucrania.

La CIJ ya pidió en 2017 a Rusia “abstenerse de mantener o imponer limitaciones a la capacidad de la comunidad tártara de Crimea para conservar sus instituciones representativas, incluido el Mejlis”, y “asegurar la disponibilidad de educación en el idioma ucraniano”.

La CIJ es un tribunal de la ONU que se pronuncia sobre disputas entre Estados y sus fallos son legalmente vinculantes, pero no tiene mecanismos de ejecución y el cumplimiento de sus fallos queda en manos de la voluntad de los países.

INVASIÓN ACTUAL

Kiev también acusa a Rusia, en otro caso separado, de “manipular la noción de genocidio” recogida en la Convención contra el Genocidio para “justificar una agresión” contra Ucrania el año pasado. Moscú usó ese tratado para legitimar la invasión actual, acusando al gobierno ucraniano de cometer un presunto genocidio en las regiones de Luhansk y Donetsk.

Aprovechando su discurso de apertura, Korinevich también acusó a Rusia de “terrorismo de Estado” por la destrucción hoy de la presa de Kajovka, en el río Dniéper.

“Hoy temprano, justo hoy, Rusia hizo estallar una gran presa en Nova Kajojvka, provocando importantes evacuaciones de civiles, graves daños ecológicos y amenazando la seguridad de la planta nuclear de Zaporiyia. Las acciones de Rusia son las de un Estado terrorista, un agresor. Pero tales acciones no aparecieron de la nada. Son el resultado trágico pero lógico de una situación que presentamos ante este tribunal en 2017”, agregó.

El Kremlin negó las acusaciones de que Rusia está detrás de la destrucción de la presa y aseguró que se trata de un acto deliberado de sabotaje de la parte ucraniana. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *