Triunfo deslucido del Real Madrid

196 vistas
6 min lectura
Foto: EFE / Juanjo Martín

El ímpetu de Vinícius Jr., incansable en el intento, salvó al Real Madrid de un nuevo tropiezo en el Santiago Bernabéu y le regaló un triunfo en un partido gris con dos asistencias de gol a Karim Benzemá, autor del tanto mil madridista en Champions League, en una tarde de desajustes defensivos del conjunto blanco que permitieron tener esperanzas al Shakhtar hasta el final.

Los síntomas del Madrid en el Santiago Bernabéu no mejoran. Añora el ambiente del pasado en un estadio en reconstrucción, que apenas supera por poco lo que sería media entrada por partido. De las antiguas noches mágicas se ha pasado a la frialdad y la exigencia. Al madridista no le gusta ver a su equipo recular, por mucha ventaja que refleje en el marcador o por estrategia, para buscar dañar al Shakhtar al contragolpe.

Fue lo que ocurrió tras un momento para la historia. No podía ser otro que Benzemá, líder absoluto del equipo blanco, el que dejó su nombre para la eternidad como autor del tanto mil en Copa de Europa del Real.

El gol llegó a los 14 minutos en una acción en la que se repartían ‘méritos’ el desacierto de Trubin, con un pase envenenado por su potencia, el mal control de Marlon y la intensidad con la que juega Vinícius, que mordió y robó para regalar el gol al francés.

Cuando se esperaba a Eden Hazard en el tridente por la lesión de Rodrygo, o a Marco Asensio, Ancelotti apostó por Lucas Vázquez.

Otro directo al mentón del belga, instalado en un rol que se ha podido ganar por su bajo rendimiento, pero con el que seguro no se identifica.

Optó el técnico italiano por un extremo diestro puro para abrir el campo. Las otras dos opciones generan más por dentro y las descartó también en los cambios. De inicio dejó buenas sensaciones el Real Madrid. Con Luka Modric probando la seguridad de un portero que fue goleado en Kiev.

La necesidad del Shakhtar, que se jugaba cualquier pequeña opción que le quedara en el Grupo, pasaba por repetir la gesta del curso pasado cuando conquistó el Di Stéfano.

Sin complejos, salió por el partido. Comenzó pidiendo penalti de Ferland Mendy, lamentando un disparo al poste de Patrick desde fuera del área y su debilidad defensiva en un gol regalado.

El local se sintió superior y tras acariciar el segundo con un disparo raso de Modric al que se lució Trubin con una parada con un pie como si fuera un portero de balonmano, rebajó la intensidad. Desajustes de marcas, falta de tensión, síntomas que la grada no perdona. Teté probó a Thibaut Courtois con un centro envenenado, Mudryk con un disparo desde la frontal y Fernando perdonaba con todo para marcar mientras crecían los silbidos.

A nadie le sorprendió el empate a seis minutos del descanso, con un simple pase largo que mató con el pecho Teté y definió con calidad, arriba, imparable para Courtois, Tampoco habría sido llamativa la remontada, pero la evitó el meta belga con una gran parada a Fernando.

Sin respuesta a la espalda de Toni Kroos, con metros que nadie cubrió y Militao superado en velocidad. De golpe, a los tres tenores les cayeron años encima. Con Casemiro sin llegar a las coberturas y Modric junto a Kroos más lentos que de costumbre, superados en labores defensivas.

A gritos pidió el descanso el equipo de Carlo Ancelotti, a quien le sirvió de poco el mensaje que lanzó en la víspera por la trascendencia del duelo.

No lo plasmó en el campo su equipo. Tampoco en la segunda mitad, ni con el chispazo de Vinícius, que dio un triunfo clave para aclarar el grupo.

Si el partido era un pulso entre brasileños, la balanza cayó del lado madridista. El duelo lo decidieron entre Vini, que rompió la monotonía del partido con una arrancada, y el taconazo de Casemiro para devolver la pared. La segunda asistencia del carioca a Benzemá dio al Real Madrid un triunfo sin brillo alguno. Porque la voluntad del Shakhtar ya no tuvo un premio, que no habría sido inmerecido. EFE

 

 

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Noticia anterior

México arranca vacunación contra la influenza en grupos vulnerables

Siguiente noticia

Checo hace rugir la CDMX con el Red Bull RB7