Más

Suscribirse

Redes Sociales

Tres días después, las labores avanzan en Siria con poca ayuda exterior

Miles de personas contienen el aliento a la espera de noticias sobre sus seres queridos aún desaparecidos por los terremotos en el último bastión opositor del noroeste de Siria, adonde no ha entrado ninguna ayuda en los últimos tres días pese a los repetidos llamamientos desde la empobrecida región.

Vecinos, combatientes locales y rescatistas de los denominados Cascos Blancos llevan adelante las operaciones de rescate en las zonas de las provincias de Idlib y Alepo en manos de la oposición, las más afectadas y donde residen más de 4 millones de personas ya de antes dependientes de la asistencia humanitaria.

Los Cascos Blancos han alertado reiteradamente de que no cuentan con suficiente maquinaria para el desescombro, entre otros recursos, y estiman que “cientos” de personas continúan sepultadas bajo los edificios derrumbados dos días y medio después del seísmo inicial, con cada vez menos posibilidades de sobrevivir.

En total, la cifra de muertos en todo el país asciende ya a 2.662 y la de heridos a 4.985.

SIN AYUDA DESDE EL LUNES

Las autoridades responsables del paso fronterizo de Bab al Hawa, que une Idlib con Turquía y la única vía de entrada de suministros a estas áreas opositoras, aseguraron hoy en un comunicado que “no ha llegado a las zonas liberadas del noroeste de Siria ninguna ayuda de ninguna entidad, sea de la ONU o de fuera de la ONU”.

La única otra alternativa son los denominados envíos “translineales” desde áreas en manos del Gobierno de Bachar al Asad, una opción que presenta muchas limitaciones y que la ONU planea utilizar para hacer llegar un convoy al noroeste en los próximos días, según su portavoz Stéphane Dujarric.

Un responsable del cruce de Bab al Hawa que pidió el anonimato confirmó a EFE que hasta el momento solo han pasado por allí cadáveres de refugiados sirios que fallecieron en territorio turco a causa del terremoto, para ser enterrados en sus lugares de origen en Siria.

Aunque las carreteras que llevan al paso fronterizo han quedado dañadas por los seísmos, la fuente se preguntó “¿cómo decenas de coches llegan al cruce con los cuerpos de los mártires, pero los convoyes humanitarios no son capaces de llegar?”, especialmente cuando la ONU tiene un almacén a tan solo un kilómetro de distancia.

Según su relato, la infraestructura de Bab al Hawa tampoco ha sufrido ningún derrumbe parcial ni sufre problemas técnicos que impidan el tránsito desde ninguno de los dos lados.

La distribución de ayuda a estas áreas suele ser compleja debido a que en ellas operan una miríada de grupos insurgentes, en el caso de Idlib principalmente el Organismo de Liberación del Levante, una alianza islamista en la que se incluye la exfilial siria de Al Qaeda, antes denominada Frente al Nusra.

DIFERENCIAS EN LA ASISTENCIA

A las zonas controladas por el Gobierno de Al Asad, sí han arribado suministros y personal de rescate enviados principalmente por países de la región como Argelia, Egipto, Emiratos Árabes Unidos (EAU), Libia, el Líbano Irak o Irán; además de algunos aviones procedentes de más lejos.

Al Asad ha recibido promesas de ayuda y llamadas de solidaridad de los líderes de estas y otras naciones, parte de las cuales no habían mantenido contactos diplomáticos con Damasco desde su brutal represión de las revueltas populares desatadas en el país en marzo de 2011.

Muchos activistas e internautas sirios han criticado las diferencias entre la cantidad de ayuda recibida por Turquía, más afectada por el seísmo, y la obtenida por el Gobierno sirio, marginada desde hace años por la comunidad internacional debido a sus políticas totalitarias y abusos de los derechos humanos.

En una entrevista con el canal libanés Al Mayadín de la que hoy se hace eco SANA, el ministro sirio de Exteriores, Faisal al Miqdad, denunció que también las sanciones internacionales contra Damasco “exacerbaron el desastre”, pese a que según las leyes internacionales estas no se aplican a la ayuda humanitaria.

Sin embargo, la Comisión Europea negó hoy “categóricamente” que sus sanciones afecten al envío de asistencia por el terremoto y pidió a los miembros del bloque comunitario que respondan a una petición recibida hoy del Ejecutivo sirio, que solicitó materiales médicos y de primeros auxilios.

Según el portal de seguimiento de vuelos “Flightradar24”, más de cien vuelos procedentes de diversos países, principalmente europeos y árabes, transitaron por el espacio aéreo de Turquía sobre las 12.00 GMT con destino a los aeropuertos de Ankara, Estambul y Adana, donde hay una gran concentración de aviones de cargamento.

A la misma hora, por el espacio aéreo sirio pasaban apenas tres aeronaves de cargamento, que se dirigían a Damasco y procedían de Egipto, Irak y el Líbano, de acuerdo con el mismo portal. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *