Trazabilidad, requisito fundamental de los Sistemas Integrales de Seguridad (SIS).

139 vistas
6 min lectura

Alimentos y medicamentos apócrifos (Tercera parte)

Continuando con la recomendación de la Interpol respecto a las seis “Pes” a revisar en la adquisición de productos farmacéuticos, tenemos:

Plaza – comentada en artículo anterior.

Prescripción − Adquiera medicamentos que solo hayan sido recetados por un médico con cédula profesional vigente. Normalmente, el abasto de los productos especializados requieren presentar la receta médica. No utilice recetas de origen desconocido que no cumplan con el registro del profesional sanitario calificado (médico). Aunado a ello, los productos deben ostentar una patente o ser genérico intercambiable de la patente y contener la sustancia activa en las proporciones correspondientes.

Promesas (“milagro”) – Desconfíe y evite productos que prometen “curar todos los tipos de enfermedad grave” o que publican, “si no queda satisfecho le devolvemos su dinero”, “sin riesgos” o “existencias limitadas, compre rápido”.

Precio − Coteje el precio con el de otros productos adquiridos habitualmente o que sean vendidos por distribuidores conocidos. Si el medicamento es mucho más barato (en el primer artículo de esta serie se presentó el diferencial entre patente y genérico para México y otros países), es probable que sea falso, caduco o contaminado.

Fuente: Pixabay
Trazabilidad, requisito fundamental de los Sistemas Integrales de Seguridad (SIS)

Privacidad – No facilite ningún dato bancario en ningún sitio web a menos de haberse asegurado de que el sitio dispone de un sistema de pago en línea protegido. Se han hallado vínculos entre el comercio de productos médicos falsos, la utilización fraudulenta de datos de tarjetas de crédito y la usurpación de identidad. No facilite ningún dato personal que no se ciña de manera estricta a la información médica pertinente.

Producto − Compare los fármacos con los que le son recetados habitualmente. Un medicamento es falso:

si tiene menos o más componentes que el medicamento habitual, o si estos son distintos;

si en el prospecto se indican otras propiedades o efectos secundarios;

si el tamaño, la forma, el sabor o el color son diferentes;

si no tiene el etiquetado correcto, o no está etiquetado;

si la fecha de caducidad ha vencido o no figura;

si no contiene indicaciones sobre la conservación del medicamento;

si el embalaje parece mal hecho o manoseado;

si hay faltas de ortografía o errores gramaticales en el embalaje o en el prospecto.

Si adicionalmente a validar las anteriores recomendaciones usted recibe o cree haber adquirido un producto falso, avise a la farmacia donde lo compró, a su médico o consulte el lote con la farmacéutica y, en caso de tener una sospecha confirmada, denúncielo a las autoridades sanitarias; en este sentido, es importante que si sospecha haber visto productos médicos falsos destinados a la venta (en línea o en un establecimiento físico), denúncielo también a la policía o a las autoridades sanitarias.

El impacto delictivo en el sector farmacéutico sigue generando millones de dólares en pérdidas y daños a la salud y la vida de las personas; aunque en la industria farmacéutica hay soluciones tecnológicas que fortalecen la trazabilidad y control de calidad de fármacos, como las de:

Serialización y etiquetado

Control de pesos

Control de manipulaciones

Impresión de códigos

Gestión de lotes

El usuario final o consumidor, no cuenta con acceso a sistemas o tecnologías que le permitan contrastar y validar los elementos de trazabilidad y calidad con los que fueron gestionados los fármacos; al margen de lo vulnerable que estos sistemas de trazabilidad son, por falsificación, reproducción ilícita, clonación o producción “paralela”, de estas medidas de trazabilidad; que pueden ser detonadas por el factor delictivo “MICE”.

También te puede interesar:https://angelmetropolitano.com.mx/los-casos-globales-de-covid-bajan-un-12-semanalmente-y-las-muertes-un-22/

En el próximo artículo abordaremos el uso de la tecnología Block-Chain, como una alternativa viable de solución para la trazabilidad de fármacos, desde la perspectiva del usuario final, del sector salud, la cadena de distribución, hasta la gestión y producción farmacéutica. <<

@EstrategaFiscal

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Noticia anterior

Catedrales hispanoamericanas se alían para formar el Camino del Mestizaje

Siguiente noticia

La luz del mundo