Trazabilidad, requisito fundamental de los Sistemas Integrales de Seguridad (SIS). Caso: Alimentos y Medicamentos apócrifos (Cuarta parte)

175 vistas
5 min lectura

Un punto crítico en la trazabilidad de productos farmacéuticos de alta especialidad o de alto consumo, es la verificación del origen-destino; en particular del origen, donde se pueda validar la garantía, la calidad y el cumplimiento de las normas y objetivos clínicos. Si bien es cierto, que el sector farmacéutico utiliza tecnología de punta en la elaboración de sus productos, también es cierto que la cadena de suministro tiene un alto grado de exposición y factores de vulnerabilidad a la incidencia delictiva; no obstante la implementación de sistemas de vigilancia, monitoreo y protección, las organizaciones delictivas han ido integrando desde tecnologías para falsificar o sustituir elementos, hasta el control y cooptación de eslabones estratégicos en la cadena de suministro, del sector salud o de la distribución al usuario final.

Como se ha comentado, la documental asociada a la cadena de suministro, es hoy por mucho, obsoleta y altamente vulnerable; esto da soporte a la premisa de integrar un mecanismo que vincule directamente cada producto farmacéutico con la cadena de suministro y el usuario final o consumidor, integrando al sector salud y distribuidores privados.

Fuente: Twitter
Trazabilidad, requisito fundamental de los Sistemas Integrales de Seguridad (SIS). Caso: Alimentos y Medicamentos apócrifos (Cuarta parte)

Los NFT (Non-Fungible Token; por sus siglas en inglés), son “elementos” digitales (virtuales), que hasta este momento han demostrado ser, no reproducibles, no copiables, no falsificables e irremplazables; esta tecnología se basa en el uso de los conceptos de Block-Chain (artículos anteriores), que por lo general utilizan los principios de creación de las conocidas criptomonedas (bitcoin o ethereum); la diferencia sustancial de los NFT con las criptomonedas, es que los primeros son únicos, mientras que las criptomonedas son intercambiables, esto es, que los NFT se pueden considerar como el equivalente digital de los certificados de autenticidad que hasta el momento son inviolables.

¿Cómo funciona este modelo?

La creación de un NFT para los productos farmacéuticos requiere determinar los niveles de transaccionalidad que cada producto deba aceptar y esta transaccionalidad, deberá conformar el Block-Chain (punta a punta) del producto. Es decir, del ciclo completo (desde la producción, la distribución, hasta el consumo).

Para bosquejar este planteamiento diremos que un NFT deberá interactuar con cuatro “entidades”, en el ciclo completo del producto. Estas entidades son: el productor (generador del NFT), el distribuidor de la cadena de suministro (que se asociará al Block-Chain del producto que integra el NFT), el sistema sanitario o de salud (requirente o comercializador) y el consumidor final. Cada uno de ellos aportará información al Block-Chain que podrá en cualquier momento dar a conocer al usuario final: Quién elaboró el producto, quién distribuyó y quién comercializó o entregó el mismo. De esta forma al adquirirlo podrá validar toda la información y antecedentes de cada producto cerrando el Block-Chain con sus datos. En este sentido, todos los elementos del producto podrán tener una trazabilidad integral. Ilustrando el ejemplo, diremos que el contenido de un producto farmacológico estará asociado a su contenedor, el contenedor a una NFT que tiene su Block-Chain, donde está el registro de la cadena de suministro (con toda la información asociada), el bloque con la información del comercializador o del que suministró el producto y, en su caso, la información del consumidor o usuario final (la información del usuario final se integra, a través del sistema de salud o del acto de comercialización legítima y legal). Con el planteamiento anterior, cualquier usuario podrá validar en una plataforma digital (a través de su llave de usuario consumidor), toda la información y trazabilidad de un producto, evitando fraude, falsificación, “reciclado” o sustitución. El primer caso de transacción relevante de un “bien” con NFT, se dio en 2017, con la compra de un apartamento (inmobiliario) respaldado por blockchain (compador: Michael Harrington).

También te puede interesar:https://angelmetropolitano.com.mx/trazabilidad-requisito-fundamental-de-los-sistemas-integrales-de-seguridad-sis-caso-alimentos-y-medicamentos-apocrifos-segunda-parte/

En el próximo artículo identificaremos los elementos de seguridad en productos farmacéuticos con NFT y Block-Chain. <<

@EstrategaFiscal

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Noticia anterior

El mexicano Moreno revela el «secreto» de Macarena García en nueva telenovela

Siguiente noticia

El avión de Neymar realiza aterrizaje por precaución en el norte de Brasil