Más

Suscribirse

Redes Sociales

Trazabilidad, requisito fundamental de los Sistemas Integrales de Seguridad (SIS). Caso 2: Salud Pública y Alimentación (primera parte)

Tomando como referencia lo que la OMS (Organización Mundial de la Salud), determina como el ámbito de competencia de la Bioseguridad, que se define como: “un enfoque estratégico e integral en la gestión de riesgos relevantes en la vida y salud humana, animal, vegetal y del medio ambiente…”; en ésta lógica y con urgencia, la OMS ha planteado reducir drásticamente el uso de antimicrobianos en los sistemas alimentarios mundiales, toda vez que la indiscriminada tendencia en su uso, nos acerca más a efectos devastadores e irreversibles para los sistemas de salud, los sistemas económicos y los sistemas alimentarios; porque el elevado consumo de antimicrobianos actual, está contribuyendo a eliminar la eficacia que éstos tienen, para tratar infecciones en humanos, animales y plantas, por la farmacorresistencia que, según la OMS, genera un promedio de 700 mil muertes cada año. (https://www.who.int/es/news/item/24-08-2021-world-leaders-and-experts-call-for-significant-reduction-in-the-use-of-antimicrobial-drugs-in-global-food-systems)

Lo anterior nos lleva a reconocer la importancia que tiene la trazabilidad para la bioseguridad, en lo referente a la armonización y control del consumo de antimicrobianos y la gestión estratégica de alternativas, que eviten el colapso de los sistemas de salud, los sistemas económicos y los sistemas alimentarios. Los mecanismos propuestos para contender con este fenómeno de riesgo (alto consumo de antimicrobianos), se han propuesto en tres ejes:

Prevención y control de infecciones.- En todos los ámbitos de impacto humano, como salud, alimentación, agua, medioambiente, etc.; así como el incremento de esfuerzos, en la aplicación de modelos de inteligencia y PCMR (Prevención, Contención, Mitigación y Resiliencia) de enfermedades infecciosas.

Reducción en el uso de antimicrobianos.- Reconociendo la importancia que algunos tienen en áreas críticas de la salud y vida humana, la ponderación de su uso, en la gestión y producción alimentaria y el fortalecimiento de la supervisión regulatoria y prescripción autorizada.

Supervisión y gobernanza.- Fortalecer los marcos regulatorios y mecanismos de vigilancia y autorización en la comercialización, e implementar directrices de participación social, en el control, acceso, vigilancia, tratamiento, prevención y sustentabilidad.

Tomando como referencia las características de la metodología de gestión del CUID basada en BlockChain (explicada en el caso anterior de esta serie de artículos), podemos trasladar los elementos funcionales del CUID a la trazabilidad en el uso de antimicrobianos, desde la producción, la cadena de suministro y su aplicación en la gestión alimenticia o la salud pública, de tal forma que, mediante la tecnología actual, la sociedad y los generadores de los sistemas alimenticios y de salud pública, tengan la posibilidad de contribuir a la regulación, control y manejo efectivo de los antimicrobianos, fortaleciendo la bioseguridad.

En este contexto, también tenemos los efectos y consideraciones que han impuesto en la “vida mundial”, el Covid-19 y sus efectos pandémicos y postpandémicos; no obstante, todos los demás riesgos detectados e identificados para la salud humana, en lo que el sociólogo Jeremy Rifkin ha dado a catalogar en su “Tercera revolución industrial – Carbono Cero”, una amenaza de extinción humana.

En los siguientes artículos de esta serie para el caso 2, seguiremos abordando las aristas de la salud pública y la alimentación, que nos permitan plantear un modelo de trazabilidad CUID Bockchain, para el ámbito de la Bioseguridad. <<

@EstrategaFiscal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *