Trascendió en el estadio de beisbol de Macuspana…

745 vistas
5 min lectura
EFE/Mario Guzmán

A partir de hoy, el presidente Andrés Manuel López Obrador ya tiene listos los cambios que se darán en su gabinete legal y ampliado. Y si no los dio a conocer antes, fue para no entorpecer el proceso electoral ni mandar señales equivocadas.

Como lo hemos señalado en reiteradas ocasiones en este espacio, no son pocos los secretarios de Estado que no han jalado con la 4T del Presidente y se van por la libre, dejando mal parado al Ejecutivo federal.

Las fuentes del estadio de beisbol de Macuspana anticipan que quienes ya tienen un pie fuera del gabinete son Olga Sánchez Cordero, quien no ha hecho casi nada en su despacho de Bucareli. Además, la aún secretaria de Gobernación apenas se vio involucrada en una grilla en contra de Julio Scherer Ibarra, el consejero jurídico de la Presidencia.

Las mismas fuentes anotan que quien podría llegar en lugar de la exministra a la Segob, es Rosa Icela Rodríguez, una funcionaria eficiente y leal en donde la pongan.

También se va Alejandro Gertz Manero, el titular de la Fiscalía General de la República, quien no ha logrado atrapar peces gordos a pesar de las evidencias de corrupción del sexenio pasado, y sí hacer uso de su cargo para venganzas personales, como en el caso de la viuda de su hermano, a quien encarceló presuntamente para quedarse con sus bienes.

Otro que se iría, es Octavio Romero Oropeza, director de Petróleos Mexicanos (Pemex), quien desde que inició en su cargo no ha hecho gran cosa, más que acompañar al Presidente en sus visitas a la obra de la refinería Dos Bocas, pero nada hace por salvar a la otrora paraestatal más importante de México, por los recursos que generaba.

Se sumaría a lista Jorge Carlos Alcocer Varela, otro florero incrustado en la Secretaría de Salud como titular, quien ha brillado por su ausencia en esta pandemia de Covid-19 que azota al país –y al mundo entero–desde hace poco más de un año.

Quien ya tiene lista su carta de renuncia es Irma Eréndira Sandoval, secretaria de la Función Pública, quien de la mano de su marido John Ackerman, parecen los peores enemigos de la 4T, al meter la mano en asuntos que no son de su incumbencia y contrariando las órdenes presidenciales, como los comicios en Guerrero, al ser bajado del caballo su hermano Pablo Amilcar Sandoval.

Una funcionaria más que dejaría su cargo, es Ernestina Godoy Ramos, Fiscal General de Justicia de la Ciudad de México, por sus pobres resultados en materia de seguridad en la capital del país. Pese a que no es del ámbito federal, es un puesto muy importante, y la señora no ha dado los resultados esperados.

Igualmente, a nivel local, está cantado que se va Florencia Serranía, la directora del Servicio de Transporte Colectivo Metro, pues en su gestión no han cesado los incidentes y accidentes, siendo el último la caída de una “ballena” en el tramo aéreo de la Línea 12, que dejó 24 muertos y 80 heridos, y nadie se ha hecho responsable.

Vale anotar que quienes se mantienen firmes por su buen desempeño son Santiago Nieto –titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF)– y Raquel Buenrostro –del Servicio de Administración Tributaria (SAT)–, ambos dependientes de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, además del canciller Marcelo Ebrard, quien ha sido el político todo-terreno de este sexenio.

De igual forma, quienes son leales al Presidente y a la 4T, y hacen bien su trabajo, son Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno de la CDMX, y Ricardo Monreal, líder de los senadores morenistas. 

carlos.bayo@carlosb67.sg-host.com

Twitter: @CaBayodeTroyaMx

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Noticia anterior

Ángel Metropolitano 287

Siguiente noticia

López Obrador dice que el resultado electoral impulsará su proyecto