Tom Ford, el genio de la moda

437 vistas
11 min lectura

Se le conoce como uno de los hombres mejor vestidos del mundo, por su impecable presencia y su buen gusto a la hora de elegir un atuendo que, principalmente, está compuesto por una impoluta camisa blanca desbotonada junto a un traje negro hecho a la medida, así como por ser uno de los diseñadores que revolucionó la industria de la moda y la elevó al siguiente nivel. Tom Ford, el estadounidense que ha logrado posicionarse como uno de los mejores de su rubro y que goza de todo a  sus 59 años. Muchos se preguntarán ¿por qué es considerado un ícono del mundo textil?, ¿de dónde proviene su exitosa carrera? Aquí te contaremos por qué.

LOS INICIOS DE UN GENIO

Ante de sumergirnos en su extensa carrera, es importante hablar desde el punto en que todo se originó. Thomas Carlyle Ford, nombre de pila del creativo; nació en Austin, Texas; el 27 de agosto de 1961. Sin embargo, la vida del famoso se desarrolló en Santa Fe, Nuevo México. A sus apenas 17 años de edad, Tom se trasladó a Nueva York para estudiar un grado universitario en Historia del arte, pero un año más tarde, decidió emprender una aventura para lograr sus sueños: ser actor.

En California, el artista hizo algunos comerciales con los que ganó un buen dinero, fondo que utilizó para inscribirse en la reconocida institución Parsons New School for Design de Nueva York, en donde primero estudió arquitectura antes de percibir que su verdadero enfoque sería la moda..

Foto: Twitter

SU PRIMER CONTACTO CON LA INDUSTRIA

A lo largo de sus estudios en el campus de París, Ford trabajó como asistente en lo que sería su primera entrada a la industria, tras ser un asistente en las oficinas de Chloé. Posteriormente, el diseñador regresó a Nueva York al momento de su graduación y, además, había conseguido una gran oportunidad para trabajar junto a la creativa de indumentaria deportiva Cathy Hardwick. En ese momento, Tom conoció al entonces editor de Women’s Wear Daily, Richard Buckley, quien se convertiría en su pareja hasta el día de hoy. Asimismo, el norteamericano trabajó junto a Marc Jacobs, pero decidió volver a Europa pues, según informó él, su propia cultura detenía su progreso como diseñador.

CríticaContraCorriente: La voz narrativa en el cine de Tom Ford
Foto: Archivo

EL SALVADOR DE GUCCI

Y, a continuación. vendría una de las etapas más importantes de su carrera y que sería el primer indicio para explicar el por qué es tan popular.

En 1990, Ford entró a trabajar a Gucci la firma que, para aquel entonces, estaba pasando por una fuerte crisis y estaba al borde de la bancarrota. Además, la mansión había quedado en el olvido por sus piezas ya pasadas de modas, que tenían como concepto la era del “café, redondo y blanco”. Una visión que quedó en el olvido, pues Tom impuso “negro, cuadrado y duro”, un concepto con el que hoy en día aún continúa trabajando. Al principio, el creativo empezó como diseñador de la línea femenina y, dos años más tarde, fue nombrado Director de Diseño un cargo que luego ascendería a Director Creativo, con el que, prácticamente, se hizo cargo de todo, desde las fragancias hasta el diseño de las boutiques.

Foto: Archivo

A partir de este momento, el estadounidense empezaría a labrarse una carrera exitosa dentro de la industria, demostrando que además de belleza física, poseía un talento nato y visionario para la moda. Una premisa que quedó enmarcada con la colección que lanzó Gucci en 1996, una fecha con el que se dio inicio a una nueva era en donde lo sensual y el glamour eran los protagonistas de las pasarelas. Al poco tiempo, Tom dejó el nombre de la firma francesa en alto, con sus campañas producidas por Marino Testino y Carine Roitfled. Pero, el momento en que la firma se convirtió en toda una referencia de lifestyle fue cuando Madonna apareció con un look total de Gucci en los MTV.

IMPULSÓ LAS VENTAS CON EL CONCEPTO DE LUJO

Su carrera no solo se vio enaltecida por su trabajo en la citada firma, pues en enero del año 2000, Tom Ford asumió la dirección creativa de las líneas Yves Saint Laurent Rive Gauche y de YSL Beauté, Bottega Venetta y Balenciaga, dirigiendo simultáneamente las actividades de Gucci. Una vez más, el diseñador demostró de lo que estaba hecho, trabajando arduamente con el equipo de YSL para redefinir toda la imagen de la marca y posicionarla de nuevo en el mercado de lujo.

Sin embargo, su travesía dentro de Gucci Group acabaría luego de 10 años como Director Creativo, después de que el conglomerado de lujo Pinault- actualmente Kering- comprara el citado grupo, por lo que decidió renunciar. A lo largo de su estadía con Gucci e YSL, el famoso logró aumentar las ventas de forma significativa a varios billones de dólares, convirtiéndola así, en una de las marcas de lujo más grandes y lucrativas del mundo.

Foto: Archivo

LABRÓ SU PROPIO MUNDO

Sin embargo, éste no sería el fin de su carrera, sino que más bien sería el inicio de una nueva etapa de su vida. Y es que en 2005, Tom decidió lanzar su marca homónima, la cual creó junto al ex-Director Ejecutivo de Gucci Group, Domenico de Sole, como presidente de la misma. Un año más tarde, empezaría a impresionar tras la licencia de productos de lujo para caballeros, como lo fue la colaboración con Ermenegildo Zegna para trajes y zapatos, así como la alianza que tuvo con Marcolin Group para la promoción de lentes ópticos y solares.

Al poco tiempo, abrió su primera tienda en Madison Avenue, Nueva York, la que iniciaría el enganche mundial, pues en la actualidad opera más de 98 boutiques y shop-in-shops en tiendas departamentales de Milán, Tokio, Dubái, Las Vegas, Zúrich, Nueva Delhi, Shangai y Rusia.

Foto: EFE

UNA CARRERA QUE SUBIÓ COMO LA ESPUMA DEL MAR

Dada su sello icónico y a sus piezas de lujo, Ford ha sido galardonado con grandes premios, entre ellos: el Council of Fashion Designers of America de 1995 a 2008, el premio Style Icon de la revista Elle Reino Unido en 1999; el Superstar Award del Fashion Group International en el año 2000; el Design Achievement Award del Cooper Hwitt Museum en 2003, el Premio Rodeo Drive Walk of Style de 2004, así como el Geoffrey Beene Lifetime Achievement del CFDA en 2014.

Para el año 2019, su carrera se terminaría de consolidar luego de que se anunciara que Ford había sido nombrado el nuevo presidente del Council of Fashion Designers of America (CFDA), un cargo que empezó a ejercer el pasado 01 de enero de 2020. Ante el anuncio, la organización poseía altas expectativas en la labor de Tom en la institución, no solo por los logros que podría obtener, sino también por cómo adaptaría el creativo temas como la sostenibilidad y la diversidad.

De tal forma, desde su entrada en la industria de la moda Tom Ford se ha convertido en todo un ícono visionario, con ideas brillantes que disponen nuevos conceptos de cómo debería ser vista la moda, así como de la increíble extensión de su marca homónima que posee ofertas para todas las áreas: menswear, womenswear, accesorios, artículos de belleza, ropa interior y relojes.

En la actualidad, es conocido por ser uno de los diseñadores más destacados a sus 59 años de edad, logrando llevar el lujo a su máxima expresión. Ford vive en entre Los Ángeles, Santa Fe y Londres con su esposo, Richard Buckley, y su hijo John.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Noticia anterior

Restaurantes latinos imperdibles en Nueva York

Siguiente noticia

El Museo de Brooklyn, anuncia una amplia retrospectiva de Dior