Más

Suscribirse

Redes Sociales

Todo tiene un tiempo y un lugar, excepto lo que no existe o no ha existido

EFE/ José Méndez
EFE/ José Méndez

¿Cómo saber distinguir la verdad contra la manipulación? Al margen de las trilladas y aburridas notas de desprestigio, ¿cómo distinguir esos puntos? Lo cierto es que nunca más se debe cerrar la opinión pública, pero en esta pari passu –inexistente– todos los días, a todas horas, miles de personas se erigen como dueños de la verdad, lo cual no es cierto.

La vorágine de información y desinformación es similar cada semana.

El mundo es más global, y algunos medios de comunicación, en ciertos aspectos, nos intoxican. Con esto no quiero generalizar con medios o comunicadores, porque vaya que hay gente comprometida con la verdad en nuestro país.

Por otro lado, es de pena ajena el cambio de un partido a otro. Es vergonzoso observar cómo hay candidatos que son usados por sus propios partidos a sabiendas que no van a ganar.

O alguna candidata que se arropa de ciertos actores políticos, muchos de ellos de buena reputación y otros no tanto.

Venimos insistiendo desde hace muchas columnas en la urgencia de propuestas reales como agua, campo y salud. En este último rubro, estamos muy lejos de tener un sistema de salud como el de Dinamarca, y por ello el titular debería renunciar, para no seguir deteriorando más el sistema de salud mexicano.

Otros rubros que son ignorados, son el de seguridad y el de economía, pues con una reforzada educación los mexicanos aprenden a comer de manera nutritiva con pocos pesos. Y vaya que hay madres de familia que lo hacen, y ellas son el pilar de nuestra nación; con pocos recursos, sacan adelante a millones de personas.

A ellas qué más les da los discursos demagogos, si al ir al mercado o tianguis compran lo justo con su endeble economía, que les cabe en la mano, o la verdura o legumbre más, y hacen de esos ingredientes magia para alimentar a la familia.

¿Quién habla de eso o de llevar agua a todos lados? ¿O de una campaña para cuidar el vital líquido?

Realmente el único que hoy vela por eso, y hace su mayor esfuerzo, es el Presidente, que dentro de lo posible ayuda a millones de mexicanos para que el día a día sea más llevadero, más amable.

Será muy difícil que alguien iguale la aceptación, pero más que eso, el cariño que le tiene la gente.

Ayudar siempre será la pasión y el legado de nuestro Presidente. Y los que malamente no cumplan o hayan incumplido la encomienda, el pueblo está listo para demandarlos.

Esperemos que la continuidad sea todavía mejor, porque las bases ya las puso nuestro mandatario. <<

Compartir Nota

Redes Sociales

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *