¿Todo lo que digas podrá ser utilizado en tu contra? ¿o sólo si eres mujer?

378 vistas
4 min lectura

Por: Laura Ipiña / Twitter: @ip1na

A raíz de los eventos relacionados con la candidatura de Félix Salgado Macedonio y las distintas declaraciones tanto del Presidente de la República como de diferentes funcionarias, funcionaries y funcionarios, ha retumbado en mi cabeza la advertencia Miranda (“cualquier cosa que diga puede y será usada en su contra”), que, a pesar de ser una práctica rutinaria estadounidense, puede ser aplicada a nuestra realidad cotidiana.

¿Cuántas denuncias son necesarias para que Félix tenga una sanción?, ¿a cuántas mujeres no conocemos –directa o indirectamente– que han presentado sus denuncias ante un tribunal y sus casos han sido archivados?, ¿a cuántas otras las culpan por su ropa o salir a cierta hora?; ¿cuántos otros como Félix tienen posiciones de poder en este momento?, ¿cuántas cosas violentas han dicho y hecho que, en realidad, nunca han sido usadas en su contra?, ¿realmente todo lo que digamos o hagamos tiene consecuencias, o sólo lo que hagamos las mujeres?

En un país en el que 10 mujeres son asesinadas a diario, y en el que sólo 3 de 100 denuncias llegan a tener condena, es muy difícil creer que las mujeres seguimos teniendo voz. En la vida real, lo que hagan los violadores, feminicidas y acosadores y nuestras denuncias parecen no tener impacto alguno; no obstante, cada vez es más común dudar de los testimonios de las víctimas –e incluso culparlas por haber sido violentadas–, y las consecuencias de lo que padecieron son más fuertes para ellas que para los culpables. En México, un 99.7% de los delitos sexuales contra las mujeres no se denuncian, y considero que una de las causas principales se le atribuye a la falta de claridad y seguimiento en el sistema judicial. Si un violador (denunciado numerosas veces) tiene la oportunidad de ser candidato a gobernador, ¿qué más podemos esperar entonces de la justicia en nuestro país?

Habrá que cuestionar tanto a las instituciones, como al sistema y a las autoridades que deciden darle más voz e ignorar antecedentes violentos de personas en condiciones privilegiadas –como, en este caso, ser hombre–. Independientemente de quiénes seamos, lo que hagamos o digamos tiene, o al menos debería, tener las consecuencias correspondientes.

No es chiflazón, es que la indiferencia y la impunidad matan, literalmente, a 10 mujeres al día en nuestro país, y perpetúan la violencia en todos los ámbitos de la vida. Además, no es únicamente el caso de Félix Salgado y sus cómplices en el pacto patriarcal –que es el trato entre hombres en el que se solapan y justifican sus actitudes, muchas veces violentas, contra las mujeres–, tampoco es una campaña contra un partido específico, ni es oposición política, es una exigencia de justicia e imparcialidad, es un llamado al poder judicial –y a todos– a que se respeten los derechos de los que debemos gozar todas, todos y todes en todos los ámbitos de nuestra vida.

Todo lo que hagamos o digamos tiene consecuencias, y ni un violador, ni un violento, ni un abusador, ni un acosador, ni un pedófilo, ni un agresor, ni un delincuente nos representa, ni lo hará nunca.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Noticia anterior

El Atlético tiene en la mira al Chucky Lozano

Siguiente noticia

El Salvador alerta sobre amenaza leve de tsunami tras sismo en Nueva Zelanda