Más

Suscribirse

Redes Sociales

“Todo gira en torno al cerebro, es fuente de generación de energía”

El conferenciante internacional, escritor, consultor, catedrático, investigador y reconocido padre de la neurociencia aborda la historia de la neurociencia, sus diversas facetas y su relación con la energía cuántica.

Néstor Braidot es Doctor en Neurociencias, Master en Psicobiología del Comportamiento y en Neurociencias Cognitivas, Máster en Economía, Licenciado en Administración de Empresas, Licenciado en Cooperativismo, Practicioner y Máster en Programación Neurolingüística y Trainer en rediseño conductual.

Asimismo, es director del Instituto Braidot de Formación, que cuenta con su propio centro de entrenamiento cerebral, llamado Braidot Brain Gym; además, actúa como director de la consultora Braidot Business & Neurosciences International Network.

También, ha obtenido diversos reconocimientos internacionales por el desarrollo de metodologías de avanzada que se implementan en organizaciones de diferentes países, donde dicta conferencias, cursos y talleres.

Ha escrito más de 40 libros y se ha desempeñado como catedrático y profesor invitado en la Universidad de Salamanca (España), Universidad de Economía de Viena (Austria), Universidad de Uppsala University (Suecia), CESA (Colombia), Centre de Développement du Management, Lyon Graduate School of Business (Francia), entre otras.

LA MAGIA DE LAS NEUROCIENCIAS

El doctor Néstro Braidot explicó que anteriormente se estudiaba el cerebro de personas murtas; sin embargo, en la década del 90, la denominada década del cerebro, ocurrió una revolución para el desarrollo de las neurociencias, porque aparecieron tecnologías que permitieron estudiarlo vivo y en pleno funcionamiento: tomógrafos, resonadores y demás.

Estos descubrimientos se fueron ampliando a inicios de los dos mil y la disciplina se expandió hacia aplicaciones más de tipo organizacional y de desarrollo personal; es decir, se comenzaron a utilizar los conocimientos del funcionamiento cerebral para entender el comportamiento humano, la conducta humana, la inteligencia, la atención, la concentración, el marketing y la cuántica.

“Lo que hoy se denomina revolución Neurocientífica que según evaluaciones que se hacen, tienen un impacto en las más diversas áreas de actividad humana, muchos estiman que tiene un efecto muy superior a lo que fue la revolución industrial, expandiendo sus aplicaciones en áreas del marketing, las ventas, la psicología, educación, economía, liderazgo y un sin fin de materias”, indicó Braidot.

“Las neurociencias están revolucionando la manera de entender las conductas, cómo aprende, cómo guarda información nuestro cerebro, y cuáles son los procesos biológicos que facilitan el aprendizaje; esto nos está dando oportunidades para el desarrollo de organizaciones inteligentes y sostenibles”, comentó.

“Las grandes transformaciones no vendrán solo como resultado del avance científico, el adelanto tecnológico o la necesidad de recomponer los desastres generados por líderes dañinos y sus seguidores, sino de nosotros mismos, particularmente, de lo que seamos capaces de generar”, agregó

EL PODER DEL CEREBRO

El doctor explicó que el cerebro es la fuente de información de todo lo que somos porque funcionamos con base en las operaciones que se gestan allí; por ello, su influencia es decisiva para condicionar nuestro comportamiento, conducta, inteligencia, evaluar posibilidades de éxito y nuestras limitaciones.

Asimismo, expresó que “el desafío que tenemos como seres humanos es el de entrenar a nuestro cerebro para ser más exitoso, para lograr nuestra felicidad, porque a través del entrenamiento de nuestro cerebro aumentarán nuestras posibilidades de triunfar en la vida”.

“Todo gira en torno al cerebro, es fuente de generación de energía; una luz inacabable de información cuántica que es intransferible, incluso, expando su influencia porque hoy la estrella para tener éxito en la gestión y dirección empresarial es el cerebro, como director general de nuestro organismo”, manifestó el especialista.

“Yo tengo una reflexión: ¿Influye el cerebro sobre nosotros o nosotros somos nuestro cerebro? Porque, en realidad, pensando en términos físicos; una persona puede trasplantar su mano, hasta su corazón; pero si trasplanta su cerebro, si esto fuera posible, ¿quién es esa otra persona?, la persona que recibe el cerebro del otro o es el otro quien en realidad implanta su cerebro en otro cuerpo”, señaló.

“Una de las primeras lecciones que debemos aprender para hallar el camino que conduce hacia una vida más plena, tanto a nivel individual como global, procede de la física cuántica y es que los seres humanos somos un conjunto de entrelazamientos formados por conexiones invisibles, tanto con el entorno cercano como con personas y hechos que se encuentran muy lejos”, puntualizó.

(CON INFORMACIÓN DE LA AGENCIA EFE)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *