La sangrienta condesa Báthory

Por: Allie Ann Según cuentan, Erzsébet, sobrina del príncipe de Transilvania y rey de Polonia por aquellos días, Esteban Báthory, tenía la creencia de que ingiriendo sangre humana obtendría la eterna juventud. Este supuesto maná debía proceder, preferentemente, de jóvenes vírgenes, por lo que comenzó con las que tenía más cerca: sus criadas. Antes de asesinarlas,

La sangrienta condesa Báthory

Por: Allie Ann Según cuentan, Erzsébet, sobrina del príncipe de Transilvania y rey de Polonia por aquellos días, Esteban Báthory, tenía la creencia de que ingiriendo sangre humana obtendría la eterna juventud. Este supuesto maná debía proceder, preferentemente, de jóvenes vírgenes, por lo que comenzó con las que tenía más cerca: sus criadas. Antes de asesinarlas,

La sangrienta condesa Báthory

Por: Allie Ann Según cuentan, Erzsébet, sobrina del príncipe de Transilvania y rey de Polonia por aquellos días, Esteban Báthory, tenía la creencia de que ingiriendo sangre humana obtendría la eterna juventud. Este supuesto maná debía proceder, preferentemente, de jóvenes vírgenes, por lo que comenzó con las que tenía más cerca: sus criadas. Antes de asesinarlas,