¿Suenan los tambores de guerra?

292 vistas
5 min lectura
¿Suenan los tambores de guerra? Fuente: EFE

¿Será que en esta historia los patos le tiran a las escopetas? ¿Dónde están los expertos que pueden informar bien al Presidente y llevarlo a mejor puerto?

Lejos de buscar culpables del pasado que ya sabemos la historia, o ver soluciones actuales concretas, la realidad la venimos advirtiendo desde hace mucho tiempo. Estados Unidos es un gran socio comercial y es un país que no solo colinda con México, también es el campo laboral de millones de mexicanos que huyeron de nuestro país por violencia o falta de oportunidades, que no solo sortearon poder llegar ahí (muchos no lo lograron), que con el tiempo, y a base de trabajo, demostraron que son muy importantes para la economía americana y, por ende, una fuente de dólares para nuestra nación.

Claro, ahí se debería checar quiénes son los verdaderos beneficiarios en el envío de remesas, revisar que sean más justos los cobros de los envíos, y más seguros los retornos y visitas de los migrantes a sus tierras, sin que sean víctimas de asaltos o extorsiones.

En fin, la situación entre México y Estados Unidos se ha complicado porque no hay buenos interlocutores y no por incapacidad, porque nuestro país tiene grandes operadores políticos y económicos a nivel internacional, pero ahora, en esta administración, no le dicen nada al Presidente.

¿Por qué? ¿Por miedo a perder el trabajo, o por temor a ser evidenciados como traidores? No lo sé.

Lo cierto es que tenemos más que perder nosotros, por mucho, que nuestros socios. Con cualquier controversia le dirán al mandatario que vamos por el camino correcto, lo pensarán, pero lo cierto es que en el rubro de economía y política exterior, los dos titulares han dejado mal parado al presidente, no dejándole ver los implicaciones de cada movimiento internacional, pero no debemos perder la brújula del camino ni el foco.

No le comentaron que, si Estados Unidos altera el costo de las remesas, sería un desastre. O que, si las calificadoras norteamericanas nos tratan con menos benevolencia, nadie nos daría un crédito como país, para empezar.

Si suben los aranceles de autopartes, miles de familias pueden perder el empleo, y hoy México podría ser el mejor aliado comercial por la cercanía con Estados Unidos en términos de maquilas y sustituir muchas de otros países, como China.

La lista de beneficios es muy amplia y los perjuicios sería pocos, pero tan duros que serían muy costosos como país. Recordemos que la seguridad jurídica es la tierra fértil de inversiones con la seguridad física.

La parte política es otro tema, porque el país está en camino a un unipartidismo, y eso es muy peligroso también. La verdadera oposición es el balance del equilibrio y hoy la destrozada oposición insiste en revivir la pepena de los anteriores actores políticos, que no por ser buenos son ejemplo, al contrario, pero no teníamos tanta información como cada día tenemos ahora de escándalos, desvíos económicos, llamadas telefónicas, etcétera.

El Presidente vuelve a ser el centro de todo lo político y económico sin asesores confiables, y algunos precandidatos están en duda; veremos después del día del desfile, si se maneja un mejor discurso internacional.

Aquí reza el cuento hindú de que no juegues con una pantera dormida, porque si despierta, es complicado…

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Noticia anterior

Jenni Hermoso se apunta para ser campeona con Pachuca y jugar el Mundial

Siguiente noticia

¿Una crisis? Una oportunidad