Su amigo, el balón; hasta siempre Oribe

25 vistas
4 min lectura
Foto: @OribePeralta

Rodrigo Mojica / AM

Día: 12 enero de 2022; hora: 12:12. La cita más complicada para cualquier deportista, esa misma que tiene que ver con el adiós, llegó para Oribe Peralta, uno de los últimos grandes héroes del futbol mexicano.

El Cepillo, como le apodan al hoy exfutbolista nacido en Torreón, Coahuila, por el peculiar corte de cabello que casi siempre caracterizó a su look, y que deleitó con sus goles en equipos como el Morelia, León, Jaguares, Monterrey, América, Chivas y por supuesto, su amado Santos Laguna, decidió anunciar su despedida apegado a lo que es la Nueva Normalidad, en tono millennials, porque ahora mismo todo se vive, dice y reclama en las redes sociales.

Y su partida, original sin lugar a dudas, tal vez tendrá como pendiente ese agregado de hacerlo en un campo de juego, en el sitio de sus mil batallas, como él mismo lo describió en el emotivo video que compartió para contar que se va de los llanos.

Los tachones los tuvo que colgar, porque además hay que ser honesto con uno mismo, y seguramente entendió, que después de una aventura fallida con el Guadalajara, el tiempo lo rebasó, las piernas ya no le dieron, porque además la juventud termina por imponerse tarde o temprano al talento.

Y Oribe, dos veces Campeón con las Águilas y también con Los Guerreros, se da la vuelta sin deberle nada a nadie, pero además con una medalla de oro en Londres 2012 que él mismo encabezó y orquestó en aquellos Juegos Olímpicos, como líder de la Selección Nacional, con la que, además, disputó los Mundiales Brasil 2014 y Rusia 2018.

Tal vez su último año será recordado como el peor, aunque lo mejor sería enterrarlo, si el talento le valió para calzarse los zapatos durante 19 años, luego de debutar con Monarcas en ya aquel lejano 2003.

Y Peralta, con esa genialidad que mostró en su faceta de jugador, también la sacó a relucir para decir que se aleja del balompié profesional, con una oda a su mejor amigo, el esférico, con frases inspiradoras a más no poder.

“Siempre estuve ligado a un balón; si me preguntaras, ese siempre ha sido el gran éxito de mi vida. El futbol depende de un balón para poder ser, y así me aferré a él, como si de ello dependiera también mi existencia.

“El balón para mí es alegría, es de esas mañanas que se convierten en noche en las cascaritas con los amigos. Recuerdo muy pocos momentos lejos de él; desde que nos encontramos me entregó un sueño, mismo que también me ayudó a materializar el deseo de ser futbolista profesional.

“El balón ha sido mi confidente y mi compañía incondicional, ha compartido conmigo cada una de las camisetas que he tenido el honor de portar, manteniéndose fiel y estoico, mientras me escuchaba hablarle de mi felicidad, lo mismo que cuando le contaba mis frustraciones y batallas”.

Y para cerrar una pieza que claro que eriza la piel e inunda las pupilas, el atacante mexicano aseguró que el “enemigo está en uno mismo”, y que “las más grandes victorias se cosechan cuando te diviertes”. ¡Hasta siempre Oribe Peralta!

 

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Noticia anterior

EE.UU. avisa que deportará «inmediatamente» a nicaragüenses indocumentados

Siguiente noticia

Rescatan a 3 holandeses y un francés de una embarcación en Islas Vírgenes