Más

Suscribirse

Redes Sociales

Sobrevivir a la cuesta de enero, objetivo nacional

Pese a que el futuro económico es incierto debido a la inflación, el Gobierno federal emitió un decreto que busca contrarrestar la escalada de precios

Pedro Hernández Müller

Cada inicio de año los ciudadanos viven el aumento de precios en la mayoría de los productos que consumen cotidianamente, situación que merma considerablemente sus ingresos poniéndolos en aprietos debido a la famosa cuesta de enero.

La inflación que vive no solo México, sino el mundo en general, provoca alza constante en los precios de todos los artículos comestibles y no, lo que más pega en los bolsillos de los mexicanos, es el aumento en los precios de los productos pertenecientes a la canasta básica.

Agua, galletas, bolillo, tortilla y verduras como el caso de jitomate, tomate, cebolla, chile verde, huevo y pollo son algunos de los productos que más han aumentado en los últimos meses provocando que la dieta del mexicano esté cada vez más lejos de los básicos.

Al respecto, la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (Anpec), señaló que en el cierre de 2022 (segunda semana de diciembre) los precios del bolillo y la telera aumentaron en un peso pasando de 1.70 a 2.50 pesos por pieza, siendo éste uno de los principales alimentos en la dieta del mexicano.

El aumento en los precios de productos para panificación y lácteos reflejaron variaciones de 19.5% y 13.9 por ciento, respectivamente, posicionándolas como las mercancías que aumentaron más debido a la inflación en el año 2022.

La Anpec alertó que el año pasado la inflación en los productos de panificación, lácteos y chocolates sufrieron un incremento promedio de hasta 33 por ciento.

El poder adquisitivo de las familias disminuye continuamente toda vez que, si antes con 60 o 700 pesos alcanzaba para comprar despensa mínima de una semana, ahora, esa cantidad ya no alcanza, debido al incremento en productos y servicios, sumado a ello, las deudas que se vienen arrastrando, hacen del principio de año una pesada carga para los consumidores.

DECRETO CONTRA LA INFLACIÓN 2023

La inflación ha provocado un aumento desordenado en los precios de los bienes, por ello, en un intento por contrarrestar la escalada de precios, el gobierno federal anunció la exención temporal del pago de aranceles a la importación de diversos productos alimenticios, de higiene personal, de alimento para animales e insumos para la agricultura con el decreto contra la inflación 2023, publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF)

El decreto amplía la vigencia de estas medidas hasta el 31 de diciembre del presente año, además de incluir mercancías como son: pavo, ajo, lechuga, espinaca, lentejas, pera, almidón de maíz, embutidos, tilapia, salsa de soja, cátsup, preparaciones para sopas y caldos, sopas y caldos preparados, harina de carne, residuos de la industria de almidón, alimento para perros y gatos, desodorante corporal y antitranspirante, desinfectante, manteles y servilletas, cepillo de dientes, toallas sanitarias, pañales abonos, insecticidas, raticidas y herbicidas, aceite de girasol y cártamo, además de otras salsas de tomate.

Por el contrario, desde el uno de enero de este año, son varios los productos que registraron aumentos como es el caso de los cigarros cuyo IEPS pasó de 7.35% a 7.9%, no obstante, debemos señalar que desde el 19 de diciembre la cajetilla de cigarros aumentó en promedio, 5 pesos por cajetilla.

En el caso de las bebidas azucaradas, aumentaron su precio de 1.3996 a 1.5086 pesos por litro.

El pan dulce empacado, también subió de precio, de 1.70 a 2.50 dependiendo del producto, pues, por ejemplo, el pan de caja blanco, en su presentación grande costaba alrededor de 39 a 42 pesos y ahora tiene costo de 50 y 52 pesos.

Otros gastos que verá alzas son, el predial, la tenencia y el agua, así como la luz.

La Secretaría de Economía está tomando acciones de acuerdo con la política antinflacionaria ya que permanece un contexto internacional con alza generalizada de precios, conforme con el Paquete contra la Inflación y la Carestía (Pacic) y al Acuerdo de Apertura contra la Inflación y la Carestía (Apecic).

Una de las celebraciones más emotivas para las familias mexicanas es la rosca de reyes, y este año no fue la excepción, el problema radica en que, de acuerdo con la Anpec, los aumentos en este producto, en comparación al año anterior, van desde el 40 hasta el 54 por ciento.   

Según la Anpec, el costo promedio de una rosca chica, sin relleno, en 2022 se comercializaba en 120 pesos, mientras que para este año se vende en promedio, en 184.50 pesos, un aumento equivalente a 53.75 por ciento.

Mientras que una Rosca de Reyes grande, sin relleno, refleja un incremento de 75 pesos, pues el año pasado se vendió en 340 pesos, misma que este año cuesta 415 pesos, de manera que los aumentos van paulatinamente terminando con los ingresos de una familia.

Debido a lo anterior, para nadie es un secreto que los principios de año, las largas filas en las casas de empeño son costumbre en nuestro país.

El director general de la Asociación Mexicana de Empresas de Servicios Prendarios (Amespre), Joel Rodríguez, reportó un aumento del 10 por ciento en operaciones prendarias, siendo los aparatos electrónicos los más empeñados, seguido por los vehículos y las joyas, generalmente de oro.

Rodríguez apuntó que las casas de empeño son una alternativa inmediata para obtener dinero frente a las complicaciones económicas.

De acuerdo con los especialistas, es el 2 de febrero cuando se pone fin a las festividades y es alrededor de ese día cuando los costos comienzan a tomar su curso normal, situación que este año no se presenta igual, debido a la inflación mundial, por lo que el futuro económico se prevé incierto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *