Más

Suscribirse

Redes Sociales

Sheila Blanco o la poesía que se levanta del papel y se hace música

 El Instituto Cervantes de Berlín fue escenario de un concierto de Sheila Blanco -con su programa con las poetas de la generación del 27- a pocos días de que viaje a Colombia para participar en la Feria Internacional del Libro de Bogotá y seguir en busca de nuevas voces que musicalizar.

“Ya estuve en Colombia el año pasado y me interesé por una poeta que estoy leyendo mucho y que me encanta, Maria Mercedes Carranza”, dijo Blanco en una conversación con EFE antes del concierto.

A donde quiera que ha ido a tocar Blanco ha buscado voces de otras poetas que tal vez llegue a musicalizar como lo ha hecho con las poetas del 27.

“Es bastante plausible que haya un proyecto de poemas iberoamericanos”, dijo Blanco que piensa en nombres como los de Alfonsina Storni y Blanca Varela, entre muchos otros.

El interés por la relación entre música y poesía empezó muy temprano para Sheila Blanco, “por suerte empecé desde muy chiquita porque en mi casa se escuchaba música donde había musicalización de poesía. Se escuchaba a Joan Manual Serrat, que musicalizó a Machado y a Miguel Hernández a Paco Ibáñez, a Amancio Prada”, dijo.

“Yo tengo esos referentes y mi siempre me gustó eso de levantar la poesía del papel y convertirla en canción porque la música tiene un poder que va más allá que el papel y a la gente le llega el mensaje de otra manera, la poesía le llega de otra manera”, agregó.

Asociada a la música la poesía se convierte en una experiencia elemental y originaria antes de toda elaboración intelectual.

“Antes de saber quien era Machado, antes de saber quien era Serrat o que era la poesía me llegó esa música y esa poesía y esos versos que te llegan y te traspasan”, aseguró Blanco.

“Tu escuchas con diez años “Caminante no hay camino se hace camino al andar” y escuchas ese melodía y no te hace falta más. Ya después viene la intelectualidad. Ya después supe quien era Machado y quien era Serrat”, añadió.

“Para mi es una recuperación, es un acto de justicia . Quiero que la gente disfrute de un legado que tenemos y del que no nos han contado, no ha estado en igualdad de condiciones la divulgación de la generación del 27 femenina con la masculina”, dijo.

“Cuando conocí está generación femenina fue muy emocionante para mi y yo quise aportar mi granito de arena dándolas a conocer. Al conocerlas y al leerlas no me cabía en la cabeza que no se conocieran más esas mujeres”, agregó.

Te podría interesar: Kamala Harris anuncia inversión millonaria para proteger comunidades costeras

Blanco hizo referencia a un proceso de recuperación que ha habido en los últimos años con publicaciones de editoriales como Torremosa o Renacimiento. Su punto de partida para pensar en las mujeres del 27, sin embargo, fue el documental de Tanio Balló, “Las Sinsombrero”.

Ese documental parte de la anécdota de como Maruja Mallo y Margarita Manso, junto con Dalí y García Lorca, se quitaron el sombrero en la Puerta del Sol como señal de protesta y para que pudieran circular las ideas. La gente les tiró piedra.

Con ese documental, según Blanco, se le “encendió la bombilla”. El documental no se limita a las poetas sino se ocupa también de otras artes.

“Yo me centrado en las poetas. He musicalizado un puñado de ellas, hay muchas más”, dice.

Después de la conversación vino el concierto con el auditorio del Instituto Cervantes completamente lleno y Sheila Blanco no solo tocando y cantando sino también contando cosas de la vida de cada de una de las poetas y de la forma como las fue descubriendo.

El escenario entonces fue atravesado por el matrimonio desgraciado de Elisabeth Mulder y su elaboración poética en “Toda roja”, la pasión por el mar que Concha Mendes expresa en un poema de apenas cuatro versos que conforman una metáfora de la libertad, el exilio interior de Carmen Conde o el exilio físico, y el dolor del regreso, de Ernestina de Charpourcin.

Todo ello levantado del papel y hecho música y con algo misterioso que atravesaba la voz de Sheila Blanco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *