Más

Suscribirse

Redes Sociales

Seremos la manzana de la discordia en las próximas elecciones de Norteamérica

EFE/Jim Lo Scalzo/Giorgio Viera ARCHIVO
EFE/Jim Lo Scalzo/Giorgio Viera ARCHIVO

“Cuando yo haya muerto, bastará mi libro ‘Temor y temblor’, para convertirme en un escritor inmortal”.

Sören Kierkegaard, escritor

Muchas son las acciones por defender la soberanía que hace el actual presidente López Obrador, muchas que hoy son parte de negociaciones con los norteamericanos y muchas que el excanciller Marcelo Ebrard retomará por instrucciones de la presidenta electa Claudia Sheinbaum.

El último gran logro de México a gran escala fue el Tratado de Libre Comercio que negoció el presidente Salinas, con un gran equipo al mando que puso condiciones muy favorables para nuestro país que, pasados los años, el presidente Trump renegoció e intentó quitar de un plumazo queriendo dejar a México en una clara desventaja.

Hoy, el comercio se convirtió en una guerra silenciosa, donde el poder del consumo y la anulación del mismo son armas letales, más potentes y mortales que muchas armas bélicas.

El reacomodo geopolítico juega cambios que serán históricos y trascendentales para el mundo.

La agrupación de nuevos grupos, viejos enemigos –ahora siendo aliados con nuevas reglas y nuevos nombres–, marcarán el futuro de manera inmediata de esta humanidad.

La pelea tecnológica está en su máximo esplendor y Estados Unidos calladamente camina sin alardeo a una nueva generación de comercio, que actualmente tiene dominada con muchas compañías que hoy guardan información de millones de personas alrededor de todo el mundo.

Con una de tantas ventajas competitivas –tener a México de vecino–, una nación que lejos de ser señalada por sus temas de droga y violencia, ha sido proveedora de la mejor mano de obra de aquel país; podrán pensar, tal vez, que se podrá sustituir por la Inteligencia Artificial, pero ese tema está aún lejano en muchos rubros, como el del cambio de nuevas energías, sustituyendo al petróleo o “zumo de dinosaurios”.

Hoy Estados Unidos tiene y tendrá los mayores depósitos de combustibles, ya listos para usar…

Es cierto, cambiar es necesario; un acuerdo de menor contaminación es urgente, pero no se habla de otros temas esenciales, como el cuidado de los mares, el mejor manejo de los desechos y reglas claras y rígidas para usar el agua. Es imperioso dejar de usar el vital líquido y la contaminación como armas políticas, llenas de demagogia y siempre con terribles resultados.

¿A qué viene todo esto? Que la sombra de la anterior administración será la que esté en los siguientes dos años muy presente, sin dejar de ir construyendo su propio sello, agenda y solución de nuevos retos, nacionales e internacionales. Por eso la señal de poner a gente técnica y proba es buena parte de la solución.

Los partidos políticos deberán reinventarse, dejar sus propios y personales intereses fuera y poner los de nuestro país por delante.

Colocar a Raquel Buenrostro en la Secretaría de la Función Pública es otra excelente señal para poner orden en aquellos que se han ido por la libre o que estén pensando en hacerlo.

Luz Elena González en la Secretaría de Energía es otra buena señal de congruencia y no solo de lealtad, sino también control de las políticas energéticas, incluyendo al Frankenstein de Pemex, una empresa del Estado dolida, saqueada y fuente de todo tipo de corrupción y funcionarios deshonestos que la han convertido en la petrolera más endeudada del planeta.

A mi parecer, poco le debe quedar al actual director y muchas cuentas tendrá que entregar. Las reglas de no contaminar son esenciales no solo con Pemex, y aquí se deberán incluir nuevas reglas con los concesionarios de minería, de pozos de agua, de generación de energía…

La Secretaría de Energía se convertirá en una prioridad para esta administración y el país. Aunque la naturaleza tiende al equilibrio, nosotros debemos hacer nuestro mejor esfuerzo.

La nueva política está inmersa también en demasiada información digital que ve el pueblo, donde se deduce a la distancia, pero la realidad está en cada centímetro del país con sus grandes necesidades que hablarán.

Los mercados financieros deberán confiar en el reordenamiento, porque lo mejor está por venir.

Compartir Nota

Redes Sociales

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *