Más

Suscribirse

Redes Sociales

Seamos justos con nuestro Presidente

Supremo mexicano suspende efectos del "Plan B" electoral de López Obrador

¿Se han puesto a pensar por qué hoy estamos así? ¿Quién fabricó esta ensalada de problemas y de polarización de la sociedad?
Unos dicen que es nuestro Presidente, pero la verdad es que él es un luchador social y así comenzó, de la mano con quien después le arrebatará la Presidencia.

Y no solo eso. Dejó un país con muchos problemas y una estructura de corruptelas como nunca se había visto.
No quiere decir que por arte de magia se hayan acabado las malas prácticas, porque todavía hay gente que no comprende que robar, manipular y engañar al pueblo y al erario es un terrible error que se debe pagar con la cárcel.

Todavía hay muchos actores de sistema judicial que solapan esas malas prácticas, y se dicen imparciales e impartidores de justicia cuando a algunos, como al exgobernador de un estado del norte lo dejan como un funcionario mártir, que fue atacado políticamente y “usted disculpe”. O la exjefa de gobierno del entonces Distrito Federal, que sale de prisión y “usted disculpe también”.

O aquellos malandrines que son reincidentes y toman a la ley como instrumento de burla por la impunidad.
Muchos son los temas que se deben sancionar, desde evitar los plagios intelectuales, que se siga deteriorando el sistema de salud –como ejemplo, el de Tamaulipas con el IMSS–, hasta seguir ocupando a funcionarios del gobierno chavista en México (la SEP) cuando aquí hay extraordinarios funcionarios públicos.
Es verdad que la Comisión Nación de Libros de Texto Gratuitos (Conaliteg) fue robada por décadas por funcionarios y proveedores corruptos, porque no solamente el hoy villano favorito de México ya preso en Estados Unidos por narcotráfico, sino también muchas áreas fueron devastadas por la corrupción y contratos amañados.
Qué esperaban los adversarios de nuestro mandatario, ¿un títere, un cómplice o un corrupto? Jamás…
Hoy se critica todo –por ejemplo, el INE–, pero seguro hay mucho que mejorar y no se duda que las partes pudiesen nutrir un mejor sistema, pero se les olvida la corrupción que ahí se notó desde la compra del servicio de trasporte. (compra de automóviles y renta).
La educación libre y sin tendencias es la solución, pero no sesgada a favor de un grupo privilegiado. Millones de niños esperan oportunidades y no podemos volver a fallarles con deudas que ellos tendrían que pagar, como estas generaciones están pagando, como el Fobaproa y antes de los muchos créditos que apalancaron con Pemex, que hoy agoniza. Esa es una materia pendiente, junto con la CFE, para darle más estabilidad al pueblo.
De nuevo seamos justos con nuestro Presidente, que bastante hace día a día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *