Se manifiestan en contra de ley que prohíbe hablar de identidad de género en escuelas húngaras

63 vistas
3 min lectura
Twitter | @AltMediaOK

Varios cientos de personas se han manifestado hoy en Budapest para pedir al presidente de Hungría, János Áder, que no firme la ley contra la pedofilia, aprobada el lunes, que incluye la prohibición de hablar a menores sobre homosexualidad o cambio de sexo en la escuela o los medios.

Esas menciones han sido incluidas por el Fidesz, el partido ultranacionalista que gobierna con mayoría absoluta, en una ley originalmente redactada para elevar las penas contra los pedófilos y que contaba con el apoyo de todos los partidos.

Tras esas enmiendas, sólo el ultraderechista Jobbik apoyó al Fidesz en la votación, mientras que la oposición de izquierda, liberal y ecologista se abstuvo.

La oposición progresista, colectivos de defensa de los derechos LGTB+ y los pocos medios no controlados por el Gobierno han calificado el texto finalmente aprobado como homófobo, por vincular la homosexualidad con la pedofilia.

Más de 100.000 personas han firmado una petición pidiendo que se anule la ley, mientras que el lunes miles de personas protestaron ante el Parlamento contra la ley.

El Gobierno ha asegurado hoy que sólo quiere proteger a los menores y preservar el derecho de los padres a educar a sus hijos.

En la manifestación de hoy, frente a la sede de la Presidencia, se pidió a los participantes que escriban cartas a Áder sobre la discriminación que sufren los homosexuales.

«Defendamos a los jóvenes LGTB+. Demostremos que la gente LGTB+ puede vivir una vida feliz y completa si los dejan», piden los organizadores, entre los que se cuentan Amnistía Internacional.

Según la emisora RTL Klub, la ley obligará a que películas como las de la saga Harry Potter, en las que se tratan asuntos como la identidad sexual, sean clasificadas como recomendada para mayores de 18.Varias empresas televisivas, como HBO, AMC y WarnerMedia se han unido a RTL Klub en sus críticas a la ley.

Este no es el primer ataque del Gobierno del primer ministro Viktor Orbán a la comunidad LGTB+ desde que llegó al poder en 2010.

Un año después, la nueva Constitución determinó que el matrimonio es la unión de un hombre y una mujer.

En otra ocasión, el presidente del Parlamento y uno de los fundadores del Fidesz, László Kövér, comparó a los homosexuales que quieren adoptar con pedófilos.

«Hungría es un país tolerante y paciente con la homosexualidad, siempre que dejen en paz a nuestros hijos», ha llegado a decir Orbán.

En mayo de 2020, el Gobierno prohibió cambiar de nombre a transexuales.

 

EDP

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Noticia anterior

Texas asigna 250 millones de dólares para construir su propio muro fronterizo

Siguiente noticia

Operador de Bolsa de Tokio pide transparencia a Toshiba tras nuevo escándalo