Más

Suscribirse

Redes Sociales

Sacerdote nicaragüense, crítico de Ortega, es condenado a 10 años de prisión

El sacerdote nicaragüense Óscar Danilo Benavidez Dávila, crítico con el Gobierno de Daniel Ortega, fue condenado a 10 años de prisión por el delito de conspiración y propagación de noticias falsas en perjuicio del Estado de Nicaragua y la sociedad, informó este sábado el portal digital Despacho 505.

El sacerdote, de 49 años, quien se encuentra detenido desde el 14 de agosto pasado, fue sentenciado por la jueza Nancy del Carmen Aguirre Gudiel, titular del Juzgado Décimo Distrito Penal de Juicio de Managua, en una audiencia celebrada a puertas cerradas, de acuerdo con Despacho 505, que tuvo acceso al fallo.

La judicial también impuso al presbítero Benavidez Dávila, párroco de la parroquia Espíritu Santo, en el municipio de Mulukuku, en la Región Autónoma del Caribe Norte de Nicaragua, el pago de una multa de 49.917 córdobas (1.375 dólares).

Según el desglose de la sentencia, la jueza Aguirre Gudiel impuso al religioso cinco años de cárcel por el delito de conspiración y menoscabo a la integridad nacional, y otros cinco por el delito de propagación de noticias falsas.

El sacerdote Benavidez Dávila fue encontrado culpable el pasado 16 de enero y durante el intercambio de solicitud de penas el Ministerio Público pidió una condena de 8 años, cinco por el delito de conspiración y tres por propagación de noticias falsas.

PRIMER SACERDOTE CONDENADO POR CONSPIRACIÓN Y NOTICIAS FALSAS

El presbítero es el primer sacerdote nicaragüense condenado bajo la figura de conspiración y noticias falsas.

Según la página en línea del Poder Judicial, la sentencia contra el sacerdote nicaragüense fue leída el pasado 24 de enero, cuando fue trasladado del Sistema Penitenciario Nacional, en Tipitapa, municipio vecino de Managua, hacia el Complejo Judicial.

La defensa técnica del religioso solicitó copias del expediente para preparar el recurso de apelación.

Benavidez es uno de los diez sacerdotes acusados en Nicaragua, incluyendo al obispo Rolando José Álvarez Lagos, sustraído por agentes policiales 19 de agosto pasado junto a otros cuatro sacerdotes, que ya fueron condenados, del palacio episcopal de la Diócesis de Matagalpa después de haber estado 15 días confinados.

Álvarez, de 56 años y quien se encuentra bajo “resguardo domiciliar” en Managua, según la Policía Nacional, enfrentará el juicio el 28 de marzo próximo.

El presidente Ortega tildó de “terroristas” a los obispos nicaragüenses que actuaron como mediadores de un diálogo nacional con el que se buscaba una salida pacífica a la crisis que vive el país desde abril de 2018.

Las relaciones entre los sandinistas y la Iglesia católica de Nicaragua han estado marcadas por roces y desconfianzas en los últimos 43 años.

La comunidad católica representa un 58,5 % de los 6,7 millones de habitantes de Nicaragua, según el último censo nacional. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *