¿Sabías que el asma afecta a humanos y animales de compañía?

176 vistas
3 min lectura
Cortesía

Son muchas las personas que aman a los animales de compañía y que les encantaría que un perro o gato forme parte de sus vidas. Sin embargo, el que un integrante de la familia tenga asma, puede ser considerada una razón para no tener en casa a una mascota.

Alejandro Sánchez, Gerente Técnico de la Unidad de Animales de Compañía de MSD Salud Animal en México, mencionó que “el cariño de nuestras mascotas, perros y gatos, forma parte de la felicidad y salud de muchos hogares. Por ello, cuando en casa se presenta un caso de asma en seres humanos, es imprescindible reforzar ciertas medidas para cuidar tanto a la mascota como a su dueño”.

Según el especialista de MSD Salud Animal en México, algunos hábitos y aspectos a considerar son:

● Convivir con tu mascota en espacios abiertos

● Ventilar todas las habitaciones del hogar y utilizar deshumidificadores

● Lavarse las manos después de haber jugado con tu perro o gato

● Integrar en la limpieza el uso de aspiradoras y filtros de aire

● Bañar y cepillar frecuentemente a nuestro perro o gato, así como su ropa de cama y juguetes

Cabe destacar que es primordial que los responsables de animales de compañía sigan las recomendaciones de su médico veterinario con el fin de que la relación y convivencia no se vea afectada. Sin embargo, aunque es poco frecuente, esta enfermedad también puede manifestarse en perros y gatos.

“Dicha condición es menos común en los perros, pero quienes tienen más probabilidades de padecerla son caninos de mediana edad y de talla pequeña; mientras que en el caso de los felinos son los adultos de entre 6 y 9 de años los más afectados”, agregó Alejandro Sánchez, de la Unidad de Animales de Compañía de MSD Salud Animal en México.

El también médico veterinario resaltó que los gatos con asma pueden mostrar signos de dificultad para respirar, tales como: sibilancias (sonido agudo al paso del aire por los conductos respiratorios), respiración rápida, tos, respiración con la boca abierta o vómitos.

Estos signos pueden variar en intensidad, desde crisis respiratorias agudas hasta tos crónica de bajo grado, frecuencia respiratoria elevada o aumento del esfuerzo respiratorio. Incluso, durante un ataque de asma, muchos felinos encorvan su cuerpo cerca del suelo y extienden el cuello hacia adelante en una postura muy característica.

(Con información de MSD Salud Animal)

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Noticia anterior

Marcelo Ebrard destaca «coincidencias» y «buena reunión» con Mayorkas

Siguiente noticia

Cristiano Ronaldo agranda su leyenda