Más

Suscribirse

Redes Sociales

Rusia resta esperanzas a una tregua y prepara refuerzos para contraofensiva

Las tropas rusas y ucranianas refuerzan sus posiciones con miles de soldados en diferentes sectores del frente de cara a una posible contraofensiva de Kiev, mientras que el Kremlin echó hoy un jarro de agua fría a las esperanzas de una eventual tregua con motivo de la Pascua ortodoxa el próximo domingo.

“Nadie la ha propuesto”, dijo este lunes el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, en referencia a una tregua, y sugirió que el presidente ruso, Vladímir Putin, no tiene intención de decretar un cese al fuego temporal.

¿UNA PASCUA ORTODOXA SIN TREGUA?

El portavoz resaltó que Rusia en el pasado ya decretó un cese al fuego unilateral, pero que “se topó con la falta de intención del régimen de Kiev de cumplirlo”.

Los ortodoxos celebran este año la Pascua el 16 de abril y el papa Francisco pidió en su discurso del Domingo de Ramos una tregua con motivo de esa festividad religiosa.

El año pasado no hubo tregua en la Pascua ortodoxa, que se celebró en pleno asedio ruso de la ciudad de Mariúpol. El primer cese de hostilidades unilateral que Putin declaró fue tras once meses de guerra con motivo de la Navidad ortodoxa. Solo duró 36 horas.

Además, el jefe del Kremlin dio la orden a las Fuerzas Armadas de no atacar pero sí rechazar los ataques ucranianos, lo que en la práctica resultó en una falsa tregua.

El Instituto estadounidense para el Estudio de la Guerra (ISW, en inglés) señaló en su análisis de este lunes que “Rusia puede aprovechar la Pascua ortodoxa el 16 de abril para retrasar la contraofensiva ucraniana al pedir un alto el fuego (…)”.

Los analistas creen que el Kremlin puede pedir un alto el fuego de Pascua porque esa pausa “beneficiaría desproporcionadamente a las tropas rusas y les permitiría asegurar sus ganancias en el centro de Bajmut y preparar defensas de cara a la contraofensiva de Ucrania”.

AMBAS PARTES SE PREPARAN PARA LA CONTRAOFENSIVA

El jefe del grupo Wagner, Yevgueni Prigozhin, afirmó este domingo que Ucrania ha reunido a “más de 200.000 efectivos” para su inminente contraofensiva contra las fuerzas rusas.

El portavoz militar ucraniano Oleksiy Dmytrashkivskyi aseguró a su vez la víspera que Rusia ha concentrado 113 grupos tácticos de batallones en dirección a Zaporiyia, en el sureste, y 206 en la de Donetsk.

La cadena CNN aseguró hoy, citando una fuente cercana al presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, que Ucrania ha tenido que modificar parte de sus planes militares de cara a la contraofensiva que está planificando tras la filtración de documentos clasificados del Pentágono, aunque la estrategia nunca se dio por cerrada.

El secretario del Consejo de Seguridad Nacional y Defensa de Ucrania, Oleksiy Danílov, tuiteó hoy que la contraofensiva ucraniana tiene lugar todos los días y que Kiev no está esperando “fechas mágicas”, sino actuando con calma y de forma sistemática y consistentemente destruyendo al enemigo.

El líder interino impuesto por Rusia en la región ucraniana de Donetsk, en el este del país, Denís Pushilin, visitó hoy Bajmut, desde donde aseguró que las tropas rusas ya “controlan con total seguridad el 75 % de la ciudad”, pero que es pronto para hablar de la “plena liberación” de la urbe.

Explicó que en la parte occidental de la ciudad aún se libran combates encarnizados.

El comandante del Ejército de Tierra de Ucrania, Oleksandr Syrsky, que visitó el domingo de nuevo el frente de Bajmut, señaló que “las fuerzas ucranianas agotaron a los Wagner”, la principal fuerza de asalto de Rusia en ese teatro bélico.

TÁCTICAS COMO EN SIRIA

“El enemigo se ve obligado a involucrar fuerzas especiales y unidades de asalto aerotransportadas en la batalla por Bajmut. Los rusos están usando activamente su artillería y aviación, destruyendo la ciudad que no pueden capturar”, recalcó.

Syrsky sostuvo que las fuerzas rusas han pasado a aplicar “tácticas de tierra quemada” como las que Rusia utilizó en Siria.

“El enemigo ha pasado a las llamadas tácticas sirias de tierra quemada: destruye edificios y posiciones (ucranianas) con ataques aéreos y fuego de artillería”, dijo.

Explicó que los combates son feroces en ambos lados” y “la situación es difícil, pero está bajo control”, aseguró.

En otro frente, Avdíivka, Rusia asegura que avanza “seriamente”, según dijo hoy Pushilin, quien reconoció no obstante que es “a un gran precio” en vidas humanas.

El portavoz militar ucraniano Oleksiy Dmytrashkivskyi aseguró que Rusia está perdiendo cerca de dos compañías en sus intentos de tomar esta ciudad.

“Están sufriendo bajas colosales; todos los días, el enemigo pierde alrededor de dos compañías, pero no ceja en su empeño”, dijo el portavoz, que explicó también que “las batallas posicionales en la zona de Mariinka y Avdíivka continúan” sin grandes cambios.EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *