Más

Suscribirse

Redes Sociales

Relevan a directora principal pinacoteca de Moscú tras críticas nacionalistas

El Ministerio de Cultura destituyó hoy a la directora de la mayor pinacoteca de Moscú, la Galería Tretiakov, Zelfira Tregúlova, objeto de duras críticas de círculos nacionalistas por exposiciones que supuestamente se contradicen con los principios morales conservadores que promueve el Estado ruso.

“La nueva directora será Yelena Prónicheva, que dirigía el Museo Politécnico desde 2020. Sustituye a Tregúlova, que deja el cargo debido a la conclusión de su contrato”, señala el comunicado ministerial.

Tregúlova, que encabezaba la galería desde 2015, había recibido a finales de enero una reprimenda del ministerio para que adecuara sus exposiciones “a los valores espirituales y morales” después de la denuncia de uno de los visitantes del museo.

La Tretiakov recibió críticas por un cuadro sobre los islamistas que combatieron en la Guerra de Chechenia contra el ejército ruso, que sus críticos consideraron un caso de enaltecimiento del terrorismo.

Entonces, grupos nacionalistas se dirigieron a la Fiscalía para exigir su destitución, llamamientos que se intensificaron recientemente por otra exposición, que sus detractores consideraron pornográfica.

La galería también fue en 2018 escenario de un ataque contra el famoso lienzo “Iván el Terrible y su hijo” de Iliá Repin; en 2019 sufrió el robo de un cuadro sobre la anexionada península ucraniana de Crimea, mientras en 2020 tuvo que cerrar provisionalmente sus puertas debido a las goteras, aunque sus fondos no sufrieron daños.

Según la prensa local, le sustituye la hija de un general del Servicio Federal de Seguridad (FSB), Vladímir Prónichev, que sirvió con el presidente, Vladímir Putin, antiguo oficial del KGB soviético.

En agosto del pasado año diputados y senadores rusos crearon el Grupo de Investigación de Actividades Antirrusas en la Esfera de la Cultura (GRAD), a imagen y semejanza de la comisión creada por el macartismo para perseguir a los comunistas en EEUU tras la Segunda Guerra Mundial.

Diputados y senadores rusos han denunciado que muchas personalidades de la cultura promueven valores y tendencias occidentales, que van en contra de la moral tradicional que promueve el jefe del Kremlin, muy crítico con la defensa occidental de las minorías sexuales y los matrimonios no tradicionales.

Además, esos políticos han instado a las instituciones culturales a darle la espalda a la cultura occidental después de que Estados Unidos y la Unión Europea aprobaran sanciones contra Rusia por la campaña militar en Ucrania y supuestamente intentaran vetar la cultura rusa en Occidente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *