Más

Suscribirse

Redes Sociales

Refugiados Team, un equipo de básquet que triunfa en México y sueña con EEUU

Mientras esperan el momento idóneo para poder cruzar a Estados Unidos, un grupo de haitianos arrasa estos días en la fronteriza ciudad mexicana de Matamoros como parte de un grupo de baloncesto que revoluciona la cancha.

“El equipo de básquetbol les ha ayudado mucho a ellos para levantarles la autoestima, entretenerse. Y para que sepan que pueden hacer algo”, declara este lunes a EFE, el director del refugio, Samuel Isaí Reyna Ruiz, un espacio que actualmente alberga a unas 200 personas.

Él tuvo la idea de colocar dos canastas en el patio del albergue y organizar partidos dentro del refugio, como parte de las actividades deportivas y culturales que lleva a cabo este espacio de apoyo a los migrantes que llegan al nororiental estado de Tamaulipas, en la frontera norte de México.

Lo que empezó casi como una broma, ahora es una realidad que ha motivado a migrantes haitianos y también mexicanos, así como a su entrenador de origen venezolano, a esforzarse en la cancha y mantener un buen ritmo que les ha dado 4 triunfos y apenas una derrota en el torneo.

Confiados en su talento, cuando se trata de soñar y convertirlo en realidad, los migrantes son perseverantes: procuran entrenar en el terreno de juego improvisado en el albergue, y a veces salen a unidades deportivas públicas para ejercitarse.

El equipo tiene el sueño de quedar campeones en la liga independiente que se disputa en Matamoros.

 

EQUIPO SORPRESA

Los habitantes fronterizos, acostumbrados a jugar con personas de diversas regiones de México, quedaron sorprendidos cuando observaron a los jugadores haitianos entrar a la cancha y competir usando a su favor la barrera del lenguaje y el aspecto físico, como su altura.

“De repente llegaron (a la liga) personas de otros países y como que se quedaron sorprendidos (los otros jugadores). Pero conforme los empezaron a ver jugar, se fueron ganando el respeto, y hoy juegan con toda comodidad”, menciona Reyna Ruiz.

El uniforme que utilizan, donado por altruistas, explica su presencia en la región.

Es una camiseta amarilla con el lema “Refugiados“, y en la parte central se observa a un migrante caminando con su mochila por el desierto y frente a él unos zopilotes (buitres).

Una imagen que va flanqueada por las banderas de diversos países y la frase “Migrantes con actitud”.

“Veo mucha actitud positiva y buena vibra de partes de ellos. Mucha entrega, mucha dedicación”, dice a Efe el entrenador venezolano del equipo, Juan Bautista.

 

EL LEBRON JAMES HAITIANO

Durante el partido, los migrantes se olvidan de su difícil situación y juegan y corren sin complejos, como posiblemente han tenido que correr para llegar hasta esta frontera. Evadiéndose así de la realidad.

Uno de ellos es Lenos Dorvilien, un imponente haitiano de 1,96 metros de altura que se ha ganado el mote de LeBron James, en honor a la estrella de baloncesto estadounidense.

Lenos llegó hace dos meses a Matamoros y se integró al equipo poco después: “Me siento feliz, tengo un entrenador que me ha entrenado bien. Y todo mundo me llama Lebron James”, expresa el jugador.

Refugiados Team también tiene entre sus filas al jugador más destacado hasta el momento en la liga.

Se trata del caribeño Junior Elpenord, quien anteriormente entrenaba este mismo deporte en Haití, y quien hoy ostenta la mayor cantidad de puntos acumulados en los encuentros.

“Se siente muy bien por hacerlo, entrenaba mucho y sabe que puede hacerlo incluso mejor”, dice su traductor y también integrante del equipo, Luc Arthur St. German.

Al terminar cada partido vuelven a subir a la camioneta que los transporte. No sin antes estrechar la mano de los contrarios y agradecerles el respeto y la convivencia durante el enfrentamiento.

El director del refugio, así como los jugadores, saben que Refugiados Team tiene futuro porque, aunque algunos lograrán cruzar a Estados Unidos para seguir persiguiendo sus sueños, siempre se podrá sumar al equipo algún otro extranjero que llegue a la ciudad de Matamoros y tenga el afán de saltar a la cancha.

La región vive un flujo récord hacia Estados Unidos, cuya Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) detectó a más de 1,7 millones de indocumentados en la frontera con México en el año fiscal 2021, que terminó el 30 de septiembre.

México deportó a más de 114.000 extranjeros en 2021, de acuerdo con datos de la Secretaría de Gobernación del país.

Las autoridades mexicanas han interceptado a 73.034 extranjeros con estancia irregular en territorio nacional entre el 1 de enero y el 8 de marzo de este año, según informó recientemente el Instituto Nacional de Migración (INM). EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *