Más

Suscribirse

Redes Sociales

Redes sociales, un peligro para las nuevas generaciones

Pixabay
Pixabay

Pedro Hernández Müller

Si no tienes redes sociales, no existes, es el pensamiento de la mayoría de los niños y jóvenes en México y el mundo, quienes vuelcan su vida en lo que sucede y opinan en las redes sociales.

Snapchat, Facebook, X, Instagram, WhatsApp y TikTok, entre otras, son las redes más recurrentes, en las que miles de personas vuelcan su vida y sin éstas simplemente no existen.

Se ha comprobado que el uso de las redes sociales puede llegar a convertirse en una adicción, causando problemas de salud mental, pues se llega al grado de que una vida dependa de lo que digan o dejen de decir en las redes sociales sobre una persona.

En México se han dado diferentes casos en los cuales algunos niños se han quitado la vida, porque les han quitado el celular sus padres, a manera de castigo, otros porque les han suspendido las redes sociales, o peor, el caso de la joven de 15 años que mató a su hermana y después se suicidó porque la habían castigado quitándole el celular.

De acuerdo con el Child Mind Institute, el uso de redes sociales causa ansiedad en los niños y jóvenes y en varias ocasiones les provoca baja autoestima, debido a lo que leen de ellos en las redes, en decir, el bulliyng cibernético.

Hay que considerar que en estos tiempos, la mayoría de los jóvenes evitan hablar personalmente, en una reunión pueden estar platicando entre ellos mismos, todos, a través del celular, es decir, ya no existe en ellos el lenguaje corporal ni las expresiones faciales.

Los adolescentes con baja autoestima, señala el estudio del Instituto, intentan compensar algunas carencias compartiendo fotos con filtros que ocultan su realidad, y generalmente la aceptación de los compañeros en las redes es lo más importante, por ello, mientras más “likes” tengan, más aceptados se sentirán.

La exposición a la tecnología se ha desvirtuado, pues generalmente se utiliza para opinar de forma anónima, casi siempre atacando cualquier cosa, por el simple hecho de participar y el “hate” se ha vuelto el deporte favorito de los niños y jóvenes sin pensar en el daño mental que provocan y se provocan.

De acuerdo con los especialistas, los niños de tres años de edad ya tienen el uso de un teléfono celular lo que convierte a este accesorio en algo esencial de su vida.

JÓVENES PIERDEN HABILIDADES SOCIALES

La Royal Society advierte que los jóvenes entre 14 y 24 años han tenido impacto en su vida, debido a las redes sociales, toda vez que el uso desmedido de éstas aumentaron los sentimientos de depresión, mala imagen corporal, soledad y ansiedad.

Al respecto, la psicóloga Carolina Márquez señala que los niños están perdiendo habilidades sociales como aprender a hacer amigos, pues ya no se quieren arriegar a platicar con alguien. “A muchos se les hace intimidante conversar personalmente y como no están acostumbrados prefieren enviar mensajes de texto, lo que a la larga, los convierte en adultos con ansiedad”.

En el mismo sentido se manifestó Erick de Jesús Olver, integrante de la Asociación Psicoanalítica Mexicana, al señalar que la sociedad en general dejó de tener vida social, para tener vida virtual a través de las redes sociales, ejemplifica que antes en los restaurantes se escuchaban pláticas, voces, conversaciones, y ahora se escuchan más los tecleos de los teléfonos celulares, de manera que las familias han perdido sus habilidades de socialización aún entre ellos, por lo anterior, recomienda a los padres de familia acercarse a sus hijos en busca de una relación de confianza y comunicación intentando, ellos mismos no hacer uso de los celulares a la hora de la comida o en cualquier actividad que se tenga de forma familiar.

Conforme a las estadísticas, los mexicanos son grandes usuarios de las redes sociales, al grado de que en este 2023, México registró 96.87 millones de usuarios en las diferentes plataformas que se conocen.

La más usada es WhatsApp, con el 95.60 por ciento de usuarios, en segundo lugar se encuentra Facebook y en tercero Instagram.

La pandemia mundial por Covid-19 fue uno de los principales factores que desató esta dependencia a las redes, pues como bien sabemos, esta era una de las únicas maneras de interactuar entre amigos, familiares y conocidos, así se oficializó la socialización digital, misma que persiste hasta la fecha.

Anteriormente a la pandemia, la tecnología, así como la Inteligencia Artificial tenían un uso prácticamente de trabajo o educativo, pero conforme fue adaptándose a la facilidad de usos, ahora son para mantener contacto social, entretenerse y se han convertido en un instrumento de uso diario como comunicación, información, estudio, trabajo y cualquier actividad que uno tenga.

En conclusión, el uso de redes sociales, no es malo, lo malo es no saber darles el uso adecuado al volverse la vida de aquellos que las utilizan como parámetro de sus dependencias, gustos, amistades, juegos y hasta frustraciones.

 

Compartir Nota

Redes Sociales

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *