Más

Suscribirse

Redes Sociales

Recuerdan a los repartidores muertos en Nueva York con misa, altar y música

Una treintena de repartidores de comida que han perdido la vida este año en Nueva York fueron recordados este miércoles por sus colegas y familiares durante una misa, música en vivo y el tradicional altar de los muertos, una costumbre latina que se ha extendido a Estados Unidos con la inmigración.

El servicio religioso, concelebrado por dos sacerdotes luteranos en la iglesia San Pedro en Manhattan, uno de ellos el argentino Fabián Arias, a cargo de la comunidad latina, se realizó frente a un altar en la que figuraban fotos de algunos de los “deliveristas” como se conoce en esta ciudad a los repartidores de comida, la mayoría de origen latino.

También se les hizo una ofrenda, al conmemorarse este miércoles el Día de los Muertos, con frutas, flores, velas y otros obsequios, siguiendo la tradición mexicana o guatemalteca, que mezcla ritos católicos con prácticas indígenas.

Durante la misa en español, en la que participó una banda mexicana local, se oró por los repartidores “que murieron por el odio y la violencia en las calles de Nueva York”, y que en su mayoría son mexicanos y guatemaltecos indocumentados, en un acto organizado por esta iglesia y el grupo de los “deliveryboys en la Gran Manzana” . Acto seguido fueron leídos todos los nombres de estos emigrantes fallecidos este año.

De acuerdo con su portavoz César Solano, la mayoría ha muerto en accidentes de tráfico mientras hacen su trabajo o asesinados para robarles su bicicleta o el dinero.

En la celebración de la misa no podía faltar una Catrina, símbolo de la muerte que también se ha popularizado en EE.UU, quien conversó con los feligreses, en su mayoría mexicanos, a los que recordó su origen y aseguró que ella y la pintora Frida Kahlo “somos los iconos más importantes de México”; alguno de los presentes se animó a bailar con ella.

Fuera de la iglesia, al concluir la misa, se bendijo las bicicletas de un grupo de “deliveristas”, que durante la pandemia  estuvieron en las calles arriesgando sus vidas para mantener sus familias y llevar alimentos a neoyorquinos que se protegían trabajando desde sus hogares, recordó el sacerdote.

BENDICIÓN DE BICICLETAS Y UN ALTAR POR LOS MUERTOS

Agregó que éstos, que fueron considerados trabajadores esenciales durante la crisis de salud, “hacen nuestra vida posible”. Tras culminar la bendición, y siguiendo una tradición de los repartidores cuando pasan cerca de un compañero durante horas de trabajo, sonaron el claxon de sus bicicleta, que se escuchó con fuerza en el silencio de la noche.

Luego, familiares y trabajadores se dirigieron hasta el puente Willis, que une a los condados de El Bronx y Manhattan donde levantaron un impresionante altar con fotos, incienso, flores, y la comida preferida de los muertos, entre ésta tamales, champurrado (bebida mexicana elaborada a base de maíz y chocolate) y pizza. El altar está custodiado por tres bicicletas.

El altar fue construido bajo este puente porque muchos de los “deliveristas” han sido agredidos al pasar por este lugar en su ruta de entrega. “Aquí nos reunimos para vigilar a los compañeros cuando pasen” por el puente, explicó además Solano a EFE.

También les rindieron tributo hasta tarde en la noche con música de una banda en vivo de tuba, trompetas y tambor mientras que vecinos del sector, en su mayoría mexicanos, iban llegando poco a poco y colocando fotos de sus muertos, así como repartidores en sus bicicletas para honrar a sus compañeros.

EFE/Ruth E. Hernández Beltrán

JBR

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *