Razones de sobra para creer en la familia panamericana del deporte

120 vistas
4 min lectura

Que el deporte une en un ambiente de sana competencia, armonía y juego limpio, no cabe duda. Como tampoco cuando se habla de la familia panamericana que se ha creado alrededor del olimpismo y en Cali abundan los ejemplos.

Daniel y Karina Dyner Villa son más que hermanos para los costarricenses. Son las cartas de medalla en la primera edición de los Juegos Panamericanos Junior que comenzaron este jueves.

Daniel Dyner Villa combina los estudios de economía en Estados Unidos con un prometedor desempeño en el voley de playa, en tanto que su hermana Karina es ya reconocida como la referente de la esgrima del país centroamericano, como quiera que viene cosechando éxitos desde los 13 años, que es habitual en las selecciones.

En El Salvador Wendy Meneses destaca por un pasado como deportista y en la actualidad es reconocida como la entrenadora de la selección salvadoreña de gimnasia o la madre de Paola Aguilar.

La joven practicó durante 13 años la gimnasia artística y fue entrenada por su madre hasta que descubrió otra pasión: el remo, la disciplina en la que competirá en Cali.

Wendey Meneses, quien fuera atleta y gimnasta, también es jueza internacional de gimnasia y se encuentra en la ciudad colombiana para conducir a la selección salvadoreña compuesta por cuatro jóvenes: Isabela Chávez, Gabriela Carpio y Valeria Reyes.

El cuarto componente, el único gimnasta masculino de la delegación, Mauricio Gallardo, reside en Estados Unidos desde 2015.

Como en las buenas familias, los estímulos especiales de padres a hijos por el buen desempeño también han sido motivo de preocupación por el gobierno de El Salvador, que ha prometido para los medallistas: computadora y 500 dólares por el oro, una tableta y 400 dólares por la plata y teléfono móvil y 300 dólares por el bronce.

La principal figura de la delegación costarricense es Noelia Vargas, quien se tituló en los pasados Juegos Olímpicos de Tokio como la marchista número 21 del mundo, la quinta en América y la mejor de Centroamérica y el Caribe.

De 21 años, Noelia ha sido entrenada desde niña por su madre, Dixiana Mena, en una desgastada pista de asfalto de la localidad rural de Puriscal y en las calles de su comunidad.

Noelia compartía entrenamientos con su hermana Andrea Vargas, campeona panamericana de los 100 metros vallas en Lima 2019 y quien en la actualidad reside y se entrena en Estados Unidos.

Cali, la ciudad de 2,5 millones de habitantes que acogerá los Juegos organizados por Panam Sports se ha beneficiado con la generación de 1.200 empleos relacionados con la adecuación de escenarios.

Las autoridades locales esperan alrededor de 6.000 visitantes, un número significativo para reactivar el turismo y la actividad económica en general.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Noticia anterior

La afinidad musical con Brasil conmemora los 30 años del Instituto Cervantes

Siguiente noticia

Mujeres en Panamá piden «justicia» por los casos de femicidios