Más

Suscribirse

Redes Sociales

¿Quiénes son los ‘Choneros’, ‘Lobos’ y ‘Tiguerones’, a quienes Ecuador declaró la guerra?

EFE/Jonathan Miranda
EFE/Jonathan Miranda

‘Los Choneros’, ‘Los Lobos’, ‘Los Tiguerones’ y otros variopintos nombres de bandas criminales nacidas en Ecuador están detrás de la escalada de violencia que ha llevado al Gobierno a declararlos como grupos terroristas, con una historia de hegemonías, traiciones y rivalidades por el control del narcotráfico y otras actividades ilícitas.

El número de estas bandas se ha multiplicado en los últimos años a medida que Ecuador se ha convertido en un punto clave para el tráfico mundial de cocaína, a donde llega buena parte de la producción colombiana de esa droga para luego mandarla a través de sus puertos y costas para proveer a carteles mexicanos y a mafias de Europa del Este.

La banda más antigua y numerosa son ‘Los Choneros’, cuyo líder, el narcotraficante José Adolfo Macías Villamar ‘Fito’, escapó semanas atrás de la Cárcel Regional de Guayaquil, donde purgaba una condena de 34 años de cárcel impuesta en 2011 por narcotráfico, delincuencia organizada y homicidio.

‘Los Choneros’ surgieron en 1998 en la ciudad de Manta y estaban dedicados inicialmente al microtráfico de drogas, liderados por Jorge Bismark Véliz España, apodado ‘Chonero’ o ‘Teniente España’, cuya mujer e hijos fueron asesinados por ‘Los Queseros’, la banda rival, lo que desató una guerra que acabó con la exterminación de esta última.

La hegemonía de ‘Los Choneros’

Para el 2003, ‘Los Choneros’ se apoderaron completamente de la ruta del tráfico de drogas en la provincia de Manabí, situada en la costa central de Ecuador, y se encargaban de traer la droga desde Colombia, según un reciente informe policial.

Sin embargo, ‘Teniente España’ fue asesinado en 2007 y asumió el liderazgo de ‘Los Choneros’ Jorge Luis Zambrano González ‘Rasquiña’, bajo cuyo mando la banda creció hasta controlar prácticamente el tráfico de drogas en el país y diversificó su actividad delictiva también a la extorsión, robo, trafico de armas y sicariato.

Incluso desde prisión ‘Rasquiña’ logró liderar la banda y ampliar sus operaciones, para lo que reclutó a otros grupos delictivos que operaban como células en diferentes partes del país y que le rendían cuentas, como ‘Los Tiguerones’, ‘Los Lobos’ o los ‘Chone Killers’, de acuerdo con las investigaciones e informes de la Policía Nacional de Ecuador.

Guerra entre bandas

Esta hegemonía de ‘Los Choneros’ se rompió a finales de 2020 cuando ‘Rasquiña’ fue asesinado, lo que desató una sanguinaria guerra entre las distintas bandas por hacerse con el control del crimen organizado en el territorio ecuatoriano.

Esa guerra ha dejado un saldo hasta el momento de más de 450 presos asesinados en las cárceles ecuatorianas en una serie de masacres carcelarias, mientras que las matanzas en las calles también han sido frecuentes desde entonces.

El liderazgo de ‘Los Choneros’ fue asumido por ‘Fito’, cabecilla de ‘Los Fatales’, y Junior Roldán ‘JR’, cabecilla de ‘Los Águilas’, pero tras el asesinato de este el año pasado en Colombia, el primero quedó como mandamás absoluto de la organización.

Financiados por Leandro Norero

Al frente, los ‘Chone Killers’, ‘Los Tiguerones’ y ‘Los Lobos’ buscan emanciparse de ‘Los Choneros’ y tener mayor control sobre su actividad delictiva, una alianza que supuestamente contaba con la financiación de presunto narcotraficante y lavador de dinero Leandro Norero, asesinado en prisión en 2022.

De la muerte de Norero se ha desvelado el caso ‘Metástasis’, la mayor operación anticorrupción de la historia de Ecuador, una trama de presunta corrupción judicial, policial y carcelaria entre cuyos procesados está el ahora expresidente del Consejo de la Judicatura, Wilman Terán, además de importantes magistrados.

Esto ya era advertido meses atrás por la Policía, que en un informe señalaba que ‘Los Tiguerones’, que había surgido como un brazo armado de ‘Los Choneros’, habían logrado “penetrarse en instituciones del Estado como el Consejo de la Judicatura, Fiscalía, Policía Nacional, Fuerzas Armadas y gobiernos locales”.

‘Los Lobos’ se hacen fuertes

Actualmente son ‘Los Lobos’ los que mayor peso han ganado en contraposición a ‘Los Choneros’, con gran presencia en buena parte del territorio ecuatoriano.

En ese proceso estas organizaciones han generado nexos con los carteles mexicanos como los de Sinaloa y Nueva Generación, así como con la mafia balcánica, convirtiendo al litoral de Ecuador en una lanzadera de cocaína en lanchas y ‘semisumergibles’ hacia Norteamérica e infectando contenedores de productos de exportación a Europa desde los puertos de Guayaquil y Machala, principalmente.

El crecimiento de sectores primarios de Ecuador como el banano y el camarón (langostino) y la falta de controles ha facilitado a las mafias la exportación de droga, mientras que la economía dolarizada ecuatoriana ayuda a lavar el dinero ilícito.

El poder de estas bandas ha aumentado en los últimos años y las cárceles se han vuelto prácticamente sus cuarteles generales, por lo que el Gobierno del presidente Daniel Noboa decidió declararles la “guerra interna” y considerarles grupos terroristas para tratar de frenarles los pies. EFE

Compartir Nota

Redes Sociales

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *