¿Quién fue Jerónimo Savonarola?

209 vistas
6 min lectura
Fotografía - Pixabay

Jerónimo Savonarola fue uno de los grandes predicadores de la iglesia, que, con sus sermones dedicados a condenar el pecado llegó a infundir miedo y reconocimiento entre toda la gente de Florencia.

Nacido en el año de 1452, fue el tercero de siete hijos de una familia con mucha influencia. La cual deseaba que su hijo llegase a ocupar el puesto de su abuelo paterno, quien era famoso por ser médico en la corte del Duque de Ferrara.

Durante sus estudios las Sagradas Escrituras y los escritos de Tomás de Aquino ejercieron una gran influencia sobre él por lo que decidió entregar su vida a Dios.

La costumbre de la oración la fue inculcada desde niño, pero al crecer su devoción y fervor a la práctica creció. Sin embargo, la decadencia de la igleasia, la opulencia de la clase alta, los vicios y los pecados lo afligían, por lo que dedicaba sus días en el campo y a orillas del río meditando, llorando e incluso cantando.

La idea de contraer matrimonio surgió cuando conoció a una joven proveniente de la familia Strozzi, pero cuando supo que la unión nunca se daría por el desprecio de la familia de ella a los Savonarola, Jerónimo dejó por completo la idea y, desilucionado, decidió volver a la iglesia.

Al entrar al convento solo pidió realizar tareas en la cocina, en huerto y en el monasterio, sin necesidad de convertirse en monje. Y ya establecido ahí sus oraciones, el ayuno y la contemplación en la presencia de Dios ocuparon gran parte de su día, sobresaliendo por su humildad, sinceridad y obediencia, lo que lo llevó a enseñar filosofía.

Luego de su estadía de siete años en el monasterio de Boloña, Fray Jerónimo se trasladó al convento de San Marcos, ubicado en Florencia, pero la decepción lo invadió al darse cuenta que el pueblo estaba tan corrompido como cualquier otro lugar.

Cuando cumplió un año en el convento florentino fue nombrado instructor de los novicios y predicador del monasterio, pero la afluencia durante las predicaciones era tan poca que su atención se volcó por completo a la instrucción de los novicios.

Para Savonarola la Biblia era su libro de instrucción y cada vez le asustaba más el terror y la venganza del Día del Señor que se avecinaba.

Un día tuvo una visión, frente a él los cielos se abrieron y pasaron todas las calamidades que sobrevendrían a la iglesia, seguido de una voz que desde el cielo le ordenaba que anunciara lo que vio a la gente, por lo que, convencido de que el mensaje era de Dios, retomó las predicaciones.

Sus sermones condenaban el pecado con tanta fuerza que era normal que los oyentes se quedaran aturdidos e incluso se escucharan sollozos o llanto. Su ferviente discurso contra las faltas de la himanidad producían terror y llamaron tanto la atención que los hombres más cultos de Florencia comenzaron a acudir para escucharlo, llenando las salas a tal grado que la gente tenía que esperar desde media noche en la calle para poder entrar.

Lorenzo de Médici, el regente de Florencia, intentó por todos los medios que Savonarola desistiera de sus predicaciones, pero al ver que era inútil contrató al predicador Fray Mariano para predicar en contra de Savonarola, pero al ser ignorado por el pueblo, no se atrevió a hacerlo una segunda vez.

Savonarola profetizó que Lorenzo, el Papa y el rey de Nápoles morirían dentro de un año, y todo esto se cumplió. Y luego de la muerte de Lorenzo, Carlos VIII de Francia invadió a Italia y la influencia de Savonarola aumentó, sin embargo esto no duró mucho, ya que en el año de 1498 por orden del Papa fue ahorcado.

«¡El Señor sufrió por mí!» fueron las últimas palabras del predicador, terminando así la vida de una de los más grandes mártires de todos los tiempos, dejando como legado sus escrituras en los márgenes de su Biblia, además de sus libros sobre la humildad, la oración y el amor, los cuales siguen influyendo en los hombre en la actualidad.

Con información de Quitando Las Vendas

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Noticia anterior

La cifra mundial de refugiados supera por primera vez los 100 millones

Siguiente noticia

Seris rechazan propuesta de López Obrador sobre cazar borrego cimarrón