Más

Suscribirse

Redes Sociales

Queman sede gubernamental tras choques tribales con 223 muertos en Sudán

Decenas de manifestantes sudaneses del estado de Nilo Azul, fronterizo con Etiopía, prendieron fuego a la sede provincial del Gobierno en protesta por los violentos enfrentamientos tribales que se iniciaron la semana pasada en esta región oriental y que se han saldado ya con al menos 223 muertos.

Testigos en Ad Damazin, la capital del estado del Nilo Azul, dijeron a EFE que decenas de manifestantes irrumpieron en la sede gubernamental y quemaron la fachada del edificio y algunas oficinas, por lo que los empleados tuvieron que evacuar las instalaciones.

El activista sudanés Imran Qassem, que participó en la protesta, afirmó a EFE que los manifestantes exigieron la destitución del gobernador y ajusticiar a los implicados en la violencia tribal, que desde principios de este año se ha saldado con cientos de muertes.

El jefe de la Iniciativa de la Sociedad Civil en el Nilo Azul, Mohamed Al Tayeb, dijo que otros manifestantes tomaron la sede del cuartel de la cuarta división del Ejército sudanés en Ad Damazin, y les dieron unas 48 horas para responder a un memorando que contiene peticiones para acabar con el derramamiento de sangre.

Te podría interesar: Gobierno israelí aprueba la creación de un museo dedicado a Albert Einstein

El ministro de la salud en la región, Gamal Nasser, dijo en declaraciones a la prensa que los equipos médicos contabilizaron unos 223 muertos y otros 200 heridos desde el comienzo de los enfrentamientos tribales, que estallaron la noche del miércoles.

Indicó que la respuesta de las autoridades está siendo lenta porque resulta muy complicado el acceso a la zona de los choches, debido a las fuertes inundaciones y a intricada orografía del terreno.

Según la ONU, al menos 12.000 personas han huido de su hogar por la violencia entre las tribus hausa y anqasna en el estado del Nilo Azul.

Entre enero y septiembre de 2022 un total de 546 personas murieron y 846 resultaron heridas debido al conflicto entre comunidades y los ataques armados tribales, mientras que más de 211.000 personas se vieron obligadas a dejar su hogar, de acuerdo con datos de Naciones Unidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *