Más

Suscribirse

Redes Sociales

Que no vengan a inventar la madre del cordero

Gobierno de México
Gobierno de México

En esta época de diarrea electoral –mejor dicho, de campañas electorales–, los ciudadanos tenemos que escuchar todos los días propuestas o mentiras, falsas expectativas, y dejar los hechos por debajo del discurso.

La sopa de la felicidad es un platillo que uno mismo debe ir preparando, en ocasiones, si amerita el caso, con ayuda del gobierno, pero con la finalidad que cuando uno pueda volar le ceda la estafeta a alguien que lo necesite más, y así ir construyendo un México mejor, un México urgido de seguridad y de mejores noticias en ese tema tan doloroso para el país.

La política es un camino a veces incierto donde se denosta y degrada al que hace las cosas bien.

El otro día un presentador peruano, Jaime Bayly, hizo un comentario que me llamó la atención. Él, dice, había visto en su vida que los de derecha o extrema derecha, robaban llegando al poder –mal hecho–, pero cuando los de la izquierda llegaban al poder, era una situación más corrupta, pues si no se llevaban el agua del baño sería porque no tenían bolsas, o lo hacían con sus propias botellas.

Lo lamentable es que por unos pagan otros, y al final es el pueblo. Es difícil generalizar. El Presidente, en este gobierno, se distingue en lo personal por ser un hombre austero y sin un ámbito de abuso. No digamos así de todo su equipo, tanto mal sería decir que todos son honrados como todos son corruptos.

Hay muchas evidencias de suspicacia, y el pueblo ya no es lo mismo que antes. Eso aplica que con la misma vara que esta administración midió y mide las pasadas, será medida.

Por ejemplo, del director de Pemex y su familia, que se escucha de algunos manejos de cobranza; el Tren Maya y su ahora candidato a la gubernatura de Tabasco, y su nueva casa en el sureste; la candidata al gobierno de Veracruz y su renta o propiedades de familia, y así hay muchos casos más…

Tristemente, aquí no estamos hablando de solo edificios comprados a base de gelatinas o de refinerías; es una cortina de humo que sigue a varios actores políticos.

O el titular del IMSS, que dejará muchas cuentas pendientes y decenas de anomalías en las unidades hospitalarias; el chiapaneco no pudo con la encomienda de hacer del sector Salud un ente de primer mundo, pero se irá bien “cargado”.

¿Será verdad o mentira? Lo realmente urgente e imperativo es un órgano de control de finanzas públicas, una contraloría robusta y congruente.

Otra verdad es que la candidata oficial Claudia Sheinbaum no tiene edificios, no ha hecho refinerías y seguro continuará con lo que sirvió. Su reputación hoy debe salir adelante para mejorar el país, y no tener rémoras que empañen su trayectoria, ni actores prepotentes que se ostentan de poder contra la ciudadanía en restaurantes o taquerías de la CDMX.

Moraleja: Si le preguntas a un mentiroso si está mintiendo y él contesta que no –aun siendo verdad– es honesto o no, o medio honestón (como dicen algunos hermanos del sureste).

No hay verdades a medias o mentiras a medias. Las cosas son como son, no es medio corrupto o medio honestón.

Compartir Nota

Redes Sociales

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *